viernes, 5 de junio de 2009

Kelvis Ochoa & Descemer Bueno: Quedate

Viernes de música en medio del play off ACB y las NBA Finals, como dice Antoni Daimiel. El debate sobre una y otra competición sigue en el artículo anterior de este blog. Ya escribiré sobre la evolución de tanta tensión competitiva el lunes, con algo más de perspectiva.



Kelvis Ochoa pertenece a esa nueva generación de músicos cubanos, que de alguna manera refleja la película Habana Blues. Un tipo difícil de encasillar, lo cuál es bueno, y con un carisma en el escenario impresionante. Para mí un descubrimiento reciente, con temas muy buenos y otros más flojos, pero que gana mucho en directo.

Tengo tres referencias para seguir las finales de la NBA. Son las de los tres únicos corresponsales que han ido a EEUU para cubrir la información, periodo de crisis obliga. Por un lado Jesús Sánchez de MARCA, Robert Álvarez de El País, y Antoni Daimiel para Digital+. Al primero no le sigo mucho, pero su crónica me ha gustado bastante y me parece muy cercana; el segundo es un clásico, y referente de baloncesto en el periódico que edita el grupo PRISA; y Daimiel es un auténtico crack. Excelente conocedor de la NBA, sabe trasmitir sus conocimientos y opiniones, y engancharlos con lo terrenal, algo difícil y poco habitual. Me declaro seguidor de su blog.

Así que hoy publicamos a Ochoa en su honor, porque según decía ayer en su blog: "Casi todo lo relacionado con cubrir unas NBA Finals es bueno pero la felicidad completa no existe. El domingo toca en Madrid Kelvis Ochoa (Bar Yemayá). [...] Sólo me pierdo conciertos así cuando no queda más remedio. Me consuela un poco el saber que Kelvis va a ver esa misma noche el segundo partido de la final".

El Stamples Center está muy lejos, en todos los sentidos, en cambio el Yemayá está a un tiro de piedra de mi casa. Queda al lado de mi barrio. Y de quedarse es de lo que trata este tema. Con un sentido muy especial para Cuba y los cubanos.

Intentaré ir, hacerme fuerte en el poste bajo con un Gin Tonic, el local es pequeño, y escuchar al bueno de Kelvis.

"La felicidad completa no existe". Palabra de Daimiel.

4 comentarios:

Pirrimarzon dijo...

Qué agradables es saber que el baloncesto no entiende de estilo musical. A ti te gusta el blues cubano, a MoSweat el hip hop, a mí el hard rock americano... y me encanta que nos gusten estilos diferentes. Es una forma de no excluir, no confrontar, diferentes formas de entender un divertimento, pero con otro divertimiento en común: el basket.

Saludos

Jacobo Rivero dijo...

Pirri creo que el baloncesto son muchas músicas distintas, y que todas pueden encajar. Por eso es mucho más tolerante que el fútbol, que gusta más de himnos que de ritmos.

A mí me gusta el blues, pero no creas que más que el rock, o el country. Pero también puedo apreciar el buen hip hop (con el que nos deleita MoSweat), y el hard rock.

Un saludo.

Jose J. Villaluenga dijo...

Sin que sirva de precedente, a mí también me ha sorprendido (para bien) la crónica desde L.A. de J. Sánchez...

PD: Yo voy más allá que Antoni y me pregunto a diario 'qué coño es la felicidad'.

PD2: Pirrimarzon, no sabía que además de ser uno de mis mejores comentaristas te gustaba la 'buena música', crack al cuadrado ;)

Jacobo Rivero dijo...

Jesús Sánchez creo que es, hasta ahora, el que más jugo le saca a todo lo que rodea las finales con diferencia.

Es sobre lo que yo también escribiría si estuviera allí. Todo lo que rodea una final. Me jode reconocerlo.