lunes, 20 de abril de 2009

La Pelota Vasca

El domingo en Illumbe ni olimos el balón. El Estu se jugaba en Donosti un partido trascendental contra el Bruesa, y los que nos desplazamos hasta la capital guipuzcoana asistimos a un espectáculo lamentable en que los nuestros estuvieron todo el partido desorientados, aturdidos, y superados por el baloncesto desplegado por el equipo donostirarra.

Demasiado duro para ser cierto. ¿No tenemos un equipo capaz de frenar un 'chorreo' como el que nos estaban metiendo? Triste.


El día antes del partido, en las páginas del Diario Vasco, representantes de cinco clubes gipozcoanos de baloncesto y consejeros del Gipuzkoa Basket se conjuraban para hacer de Illumbe "una caldera". En el artículo, Maite Fuentes, del club Atlético San Sebastián, avisaba que el partido tenía ambiente de final, y que el Bruesa se jugaba el ser o no ser antes del salto inicial.

Pues el Estu igual o peor. Nos quedaban cuatro partidos, y este era, a priori, de los posibles, de los que podiamos plantear algo de pelea. Nada de nada. Ahora nos quedan Real Madrid, Sevilla, y Baskonia. Mucha tela, pero nada es imposible. Incluso perdiendo los tres nos podemos mantener en la ACB, pero la imagen de ayer fue pésima.

Ya en el primer cuarto el Bruesa nos había aplastado, y luego nunca olimos una posible reacción. Muchas pérdidas de balón y errores, ante un Bruesa muy crecido y apoyado desde la grada. Sólo Carlos Suárez, y más tarde Oriol Junyent parecian estar peleando. Del resto la planicie. Especialmente lamentables Samo Udrih (al que retiro mis esfuerzos por apreciar algo de su juego) y Corey Brewer, con un trabajo de dirección desconcertante.

¿Algo bueno? La Demencia, que no paro de animar al equipo, lo que me parece admirable, y el estar viendo el partido con la peña Hotzkaliua (La Nevera en euskera) la primera peña del Estudiantes de fuera de Madrid, y que agrupa a seguidores de distintos puntos del País Vasco. Por cierto, muy buena gente. Lástima que nos encontráramos para ver un partido en que no jugamos a nada, y el Bruesa nos machacó como si se tratara de un frontón sobre el que golpear y golpear la pelota. Al final la cuenta fue de 84-60.

Al menos espero pasarlo bien esta noche en la Estudiantes Theatre Night. Todavía quedan entradas, que ya se pueden pillar en el Teatro Alfil.

PD1: A Donosti llegamos tras asistir, algunos entrenadores del Club, al Clinic de Bobby Knight en Bilbao. Encuentro del que escribiré en breve...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No seas tan condescendiente, el Estu da ganas de llorar...

Jose J. Villaluenga dijo...

Qué pena da el Estu, con lo que fue joder...

Jacobo Rivero dijo...

No soy condescendiente, al contrario soy muy crítico.

La verdad es que la crónica del partido del domingo no refleja ni la mitad de los pensamientos que tenía el domingo mientras presenciaba el partido en Donosti. Entoces era algo así como las reflexiones sobre el Horror del Coronel Kurtz en Apocalypse Now.

Este año tenemos un equipo compensando en casi todos los puestos, pero hay jugadores que no estan respondiendo a las expectativas que generaban al principio de temporada. Parecía que este año ibamos a estar mucho más tranquilos que el anterior.

Me cuesta localizar claramente dónde radica el problema para este juego frustrante.

Se puede tener un partido horroroso como contra el Bruesa, pero la sensación de falta de respuestas, de pobreza defensiva, y de bloqueo de ideas en ataque han aparecido en muchos partidos.

De todas formas, el Estu es capaz de invertir la situación y dar la sorpresa en los partidos que nos quedan. Jugar al nivel que se hizo en la Copa, demostrar que hay mucho más baloncesto de lo que parece.

Espero que sea así.

Nacho B. dijo...

Bien visto, Jacobo. Aunque me temo que dentro se te han quedado por soltar bastantes improperios y exabruptos... ¡Has estado bastante comedido! ;-)

PD: por cierto (bueno, que soy Nacho). No encontré el pueblo ese de la morcilla, a la salida de Burgos. Iba pasando pueblos y no me sonaba ni uno. ¿Parasteis? Anda que no me quede con las ganas...

Jacobo Rivero dijo...

Nacho, es que nos equivocamos, para entrar en Sotopalacio hay que ir por la Nacional... Al final paramos en una gasolinera a la altura de Lerma, con una cafetería algo friki llena de estampitas. Allí recuperé algo la fe en el Estu :-)

Koldo Basketaldia dijo...

Aupa Jakobo!!!

Lo mejor en Donosti, ha sido estar en familia con la Demencia, y conocerte personalmente.

Desde la peña Hotzkaliua(La Nevera en Euskera)que es la primera peña del Estudiantes de fuera de Madrid, quiero agradecerte por tu saber estar con todos nosotros.

Mila Esker- Muchas Gracias-.
Gora Estudiantes!
Koldo

Jacobo Rivero dijo...

De nada! Para mí fue un auténtico placer, la gente del Estu somos así :-)
Un saludo Koldo