martes, 10 de agosto de 2010

La responsabilidad social del periodismo deportivo.

En un par de horas me marcho a Colombia, invitado a un foro que lleva por título ‘La responsabilidad social del periodismo deportivo en el desarrollo, la promoción y la masificación deldeporte, la recreación y la actividad física’.
Lo admito, llevó un verano que ni yo podía imaginar, de un lugar a otro del planeta. Para la ocasión he preparado una ponencia. Os dejo algunas reflexiones, de un documento de siete páginas muy centrado en el baloncesto, por si puede ser útil para el debate.


Si hablamos de la “responsabilidad social del periodismo deportivo” sólo podemos situarnos como parte de esa comunidad deportiva que incluye diversos estadios de participación, nodos necesarios para una correcta construcción del espacio deportivo en la sociedad. El deportista, su entorno familiar, los entrenadores, las ciudades, los clubes... y también, por qué no, los medios de comunicación.

La línea editorial que la mayoría de los medios de comunicación han aplicado hasta el día de hoy con el deporte no difiere mucho de la que puede aplicar la CNN a la hora de informar sobre un suceso. Si miramos el canal de información norteamericano veremos que en la parte baja del televisor aparece una leyenda que señala “lo está viendo, está pasando”. Todo aquello que el espectador no ve en su pantalla parece que ni ocurre ni tiene consecuencias. Podemos ver la entrada de tropas de Estados Unidos en Bagdad, destruir la estatua de Sadam Husein, y desconocer completamente lo que ocurre a unos pocos metros de lo que nos muestra la cámara. Con independencia de lo que nos parezca la política informativa de la CNN el modelo muestra limitaciones. Es evidente, ver algo no significa necesariamente entender o comprender qué ocurre.

En el caso de la información deportiva pasa algo similar, parece que sólo sucede aquello que nos muestran las cámaras, y si creemos que los medios de comunicación deben reflejar las pulsiones sociales, observaremos que, más allá de los grandes acontecimientos profesionales -incluyendo los Juegos Olímpicos-, la presencia de la práctica deportiva en los medios es anecdótica.

Si damos por sentado que éste vacío informativo, el de las situaciones deportivas cotidianas alejadas de los grandes focos, es una realidad, ¿dónde podemos encontrar información más allá de lo que reflejan los medios de comunicación? La respuesta es cada vez más visible, la emergencia de otros protagonismos en la comunicación, como los blogs o las redes sociales, han abierto enormemente el abanico de lugares desde los que informarse e informar.

Ocurre en las calles de Bagdad, ignoradas por la CNN, y en las pistas de entrenamiento deportivas invisibles para los grandes medios. Blogs, foros, y redes sociales, como Facebook y Twitter, sirven de altavoz de la ciudadanía. El periodismo está cambiando, la información es asequible desde muchos lugares y los informadores se han extendido enormemente, incluyendo a aficionados y deportistas que hablan en primera persona.

El viaje es de ida y vuelta. Hoy los deportistas informan y cada deporte puede crear su propio circuito de información. Los medios -generalistas o deportivos- tenemos una responsabilidad muy seria a la hora de trasmitir cultura deportiva, y no una cultura del éxito que pueda ser punto de enfrentamiento y frustración.


Observar todos los lugares desde los que se produce información, conocer las factorías del deporte en todos sus estadios y circunstancias, ponerlas en valor, por encima de la economía o los nombres propios (también necesarios para aumentar aficiones y voluntades), y ser rigurosos con la calidad de la información es una responsabilidad que la sociedad demanda.

Los periodistas no somos necesarios para la práctica deportiva, pero sí para la responsabilidad social que se genera alrededor de estas prácticas. Y esa es una responsabilidad muy seria.

Será entonces cuando, desde el periodismo, estemos proyectando una correcta promoción del deporte, donde el aspecto lúdico de la práctica sea central, y que además sirva como herramienta necesaria para su desarrollo. Pasando a formar parte del patrimonio cultural colectivo de sociedades cada vez más responsables con el deporte y los deportistas.

PD1: Se trata de un resumen, con muchos puntos a desarrollar y explicar con detenimiento. Espero poder colgar en breve la ponencia para quién la quiera consultar.

PD2: Os dejo un vídeo de nuestra reciente visita a Palestina, por ahí salgo yo...

7 comentarios:

Jota Villaluenga dijo...

"¿dónde podemos encontrar información más allá de lo que reflejan los medios de comunicación?" (sputnik dixit)

he ahí la clave.

increíble y mi enhorabuena por tu visita a palestina. noticia muy grata.

César dijo...

Espero la ponencia porque pinta pero que muy bien. Cuidate por esas tierras!!

MINI MONI dijo...

temazo , temazo. curralo porq ya el título es la leche. Y haznos un buen y gran artículo de ello por favor. lo del reglamento no lo abandones q es algo muy util y necesario. q te veo con la agenda muy llena tio. ánimo.

tatiana dijo...

Hola que tal¡

Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
tancha2009@hotmail.com
Exitos con tu página.

Un beso

Lukkas dijo...

Muy interesante. Será bueno saber qué opinan allí del tratamiento de la información y el deporte. Ya nos contaras. Felicidades por tu trabajo.

Almanzor dijo...

Bueno, como estás en plan "Rolling Stones", con el verano lleno de giras, espero que vaya todo bien por Colombia. El tema del que hablas es interesante y más en estos tiempos de blogs, twitters y demás instrumentos "sociales".

Saludos!

sraly dijo...

Sputnik World Tour!!!!

Tengo los dientes raspando el suelo de la habitación. Pura envidia sana. Aprovecha la oportunidad para expresarte con libertad y regalar reflexión, como con tanta generosidad haces en este espacio u en otros.

Como profesional de los medios, con una década de experiencia en prensa, digamos que 'convencional', tengo clara una serie de conceptos sobre la responsabilidad social del periodismo, en este caso, deportivo. Los medios, como empresas informativas, tienen como objetivo prioritario la captación de beneficios económicos, por lo que la información captada es la más útil para alcanzar este fin y, por supuesto, normalmente se termina reduciendo a una lista mínima de deportes, clubs y deportistas que tienen ese 'tirón'. Evidentemente, el deporte de cantera, el deporte humilde, el mal llamado minoritario, aquel que no luce por sus estrellas, aquel no patrocinado por las marcas de zapatillas... no cabe ni en un breve de seis líneas o una pieza de 20 segundos. Cambiar esta realidad no sólo vincula la transformación del periodista o los medios, sino que conlleva una mutación de la base de nuestra sociedad occidental.
Como bien dices, los medios cuya descripción se aleja del modelo empresarial y capitalista, los altavoces 'alternativos', las redes sociales, es decir, tú desde tu casa, es la tabla de salvación y quizá la cuña de esperanza por la que abrir un hueco para esa transformación. Tú, Jacobo, ya lo has conseguido. SIgue en ello.

P.D: Por cierto, en Puertatrás, asi como en otros medios, hoy he recibido el regalo de publicar un texto sobre el proyecto Acacías Sport Club, que hace del baloncesto una herramienta social en una zona de Colombia azotada por la guerra. Os invito a conocer más sobre este tema en Puertatrás