miércoles, 25 de agosto de 2010

Canchas Sagradas (¿encuentro?)

Después del partido del otro día en La Caja Mágica estuve dando vueltas al tema de los pabellones de baloncesto y las sensaciones que trasmiten. Recordé un artículo de Luis Scola en su blog sobre las canchas que más le habían marcado como jugador. Supongo que cada uno de nosotros tiene en mente el escenario, o el partido, que más le impresionó, le acercó al baloncesto, o, por el motivo que sea, se le quedó grabado. Daimiel ha contado varias veces como alucinó la primera vez que fue de pequeño a un pabellón para ver un partido de baloncesto en Valladolid; algunos entrenadores me han comentado los momentos más impresionantes que han vivido en una cancha, la sensación de estar en un lugar único, a veces con independencia de la calidad del rival, de la importancia de la ciudad o del equipo que estuviera enfrente.


Scola contaba sobre el Madison Square Garden “cuando me toco jugar ahí por tercera vez, volví a sentir algo especial durante toda la tarde” y añadía, “es difícil de describir, pero estás en la meca del básquetbol. La historia y el conocimiento de la gente se percibe en el aire. Los fans ultraexigentes rara vez fallan y casi siempre está lleno. Muchas veces es normal escuchar silbidos y reproches para los propios Knicks...” Luego hablaba del Staples Center, donde jugó su primer partido en la NBA, del United Center de Chicago por lo que representó Michael Jordan para su generación , y finalmente, por lo que le supuso como jugador de la selección Argentina, el Conseco Fieldhouse de Indianápolis y el estadio OAKA de Atenas.

Le pregunté por Twitter si conocía el Magariños, me contestó: “Si !jugué ahí un par de amistosos y entrene varias veces”. Es evidente que para la gente del Estudiantes, y para muchos aficionados al baloncesto, el Magata es un lugar muy especial. Yo allí de pequeño viví tardes increíbles. Pero el partido que más recuerdo fue un desplazamiento para jugar contra el CB Villalba, en 1988 o 1989, en mi primer viaje con la Demencia, aquella de los tiempos del Gavioto, del que casi salimos mal parados por la agresividad del público local. Era un pabellón pequeño, para unas 2000 personas, que con nuestra presencia se convirtió en una auténtica caldera que por suerte no llegó a explotar. Era el Estudiantes de John Pinone, David Russell, Vicente Gil, el Rata, etc.


El equipo de la sierra madrileña tenía fama de ser la segunda versión del Real Madrid, y sus seguidores de merengues. Esto fue justo antes de que Jesús Gil fusionara al equipo de Villalba con la recuperada sección de basket del Atlético de Madrid. Una experiencia efímera que duró un año. Aquella noche los gritos de la Demencia fueron especialmente hirientes: “¡¡Esto no es un campo, esto es una cuadra!!” y el estribillo de una canción infame que entonces circulaba, algo así como “¡Todos los paletos fuera de Madrid!”. Yo tenía 14 años, y aquel primer viaje, aquella cancha, aquel ambiente hostil, y la victoria ajustada del Estu me causó una gran impresión. Luego salieron los toreros, dejamos Villalba protegidos por la Guardia Civil, y me costó mucho conciliar el sueño...

He vivido otros momentos muy intensos: en la ACB -la final contra el Barça o el partido para evitar el descenso en León-, en alguna Copa del Rey, en los playgrounds de Nueva York y, más recientemente, como entrenador, en la inauguración de un pabellón en Hebrón. Pero no significó lo mismo. Ese día, en Collado Villalba, entendí que el baloncesto me podía producir unas emociones impresionantes.

No sé cuál es vuestro mejor recuerdo en una cancha de basket, sería bueno contarlo, aquí o en persona.

Parece que Mo Sweat y yo estamos de acuerdo en que hay que intentar sacar el encuentro de basket bloggers. Hablamos de hacerlo el sábado 4 de septiembre en Madrid. ¿Qué os parece?

15 comentarios:

Almanzor dijo...

Qué grandes recuerdos nos cuentas. Desgraciadamente, pocas canchas he podido visitar, así que me quedo con la cancha de mi ciudad y con algunos grandes recuerdos, aunque fueran en LEB 2.

En cuanto a lo del encuentro, estabab peligrosamente parado y me alegro que lo volváis a sacar. Sábado 4 de septiembre es el mejor día posible para mí. Estaré por Madrid buscando piso.

Saludos!!

J-Bo dijo...

Mi primer partido de nivel en vivo fue en el palacio de los deportes, un partido del Estu contra un rival europeo.

Por ahí andaba un tal David Russell, recuerdo que en un contrataque eléctrico se encontró sólo delante de la canasta, y giro en el aire 360º antes de hundir el balón.

Recuerdo con especial cariño una portada de Gigantes (tal vez) con Russell impecablemente trajeado, zapatos italianos incluídos, haciendo un mate en un aro medio destartalado, que tenía toda la pinta de ser uno del Ramiro de Maeztu, mirando a la cámara, representó mucho para mí esa imagen, más si cabe por el peculiar corte de pelo del americano... y es que yo, de pequeño, antes de querer ser Jordan, quise ser Bobby Brown xDD

General Espartero dijo...

Perdonad mi falta de presencia estas últimas semanas. Contad conmigo para el día 4 de Septiembre en Madrid.

Un saludo

karusito83 dijo...

Yo recuerdo algunas canchas infames (= con mucho encanto) en colegios viejos del centro de Madrid de mis tiempos de jugador cadete/junior en el Colmenar. Había una con un desnivel terrible entre un lado de la pista y otro. Si atacabas en la parte de arriba, correr el contraataque era como subir Despeñaperros... También recuerdo de jugar bajo cero en el patio de Estrecho-Tetuán. Y, como espectador, me quedo con el Palacio de los Deportes de la CAM en los dorados años 90. Con el Madrid de Sabonis y el Estu de Ricky Winslow compartiendo pabellón.

Contad conmigo para el encuentro bloggers el sábado 4sept.

Jorge (alerotirador) dijo...

Bonito post.

Es verdad que hay canchas que te marcan, pero realmente cuando estás concentrado en lo que se cuece, realmente se pueden entrar en otro mundo en cualquir cancha, ya sea de un equipo profesional o el patio de un colegio.

Ya estoy de pretemporada y ese sábado por la mañana entreno, pero intentaría escaquearme o si es por la tarde no habría problema. Al menos a día de hoy.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Mis canchas fundamentales son las siguientes:

El Kingdome de Seattle, escenario del partido que encendió en mi la pasión por el baloncesto; el All-Star Game de 1987.

El Vell Congost de Manresa, donde vi mis primeros partidos en directo de baloncesto de alto nivel; especialmente algunos de George Gervin con el TDK. El ambiente de aquella pequeña cancha era algo irrepetibe, imposible de que pueda existir en la ACB actual.

Y las pistas de cemento del colegio de La Salle de Manresa, donde comencé a jugar a básket y donde fue creciendo cada vez más en mi interior la pasión por este deporte.

También el Great Western Forum de Inglewood, por supuesto...

Saludos y hasta el día 4.

The Virus dijo...

El Boston Garden es para mí la cancha más mítica (sagrada) del baloncesto, a parte de la de mi pueblo.

Lo siento, pero me perderé esa cita :S

sraly dijo...

Vistas a través del prisma de la nostalgia, las canchas de los 80 y principios e los 90 encierran los recuerdos de una generación en el que las dimensiones y modernidades de los actuales Arenas se convertían en estrecheces e incomodidades.
En mi caso, el 'Huevo' de Zaragoza, el mítico pabellón donde el CAI se llevó la Copa del 84, en el que había una neblina constante del humo de los cigarrillos, donde todo era animar, representa mis primeros recuerdos. El paso al Príncipe Felipe, viendo, por ejemplo el Preolímpico (Sabonis, Marciulonis, Petrovic, Radja, Kukov...), fue como descubrir la luz y con el regocijo más tarde de convertirse en mi feudo profesional.
De las pista que he conocido como periodista y aficionado, me quedo con el Palau, porque sigue perdurando ese sentimiento de antaño.

P.d: Intentaré ir a los Madriles para conoceros ese fin de semana, pero ¿en que consistirá el encuentro? Partidillo, cena y copas o algo más 'institucional'
Gracias Mo y Jocobo por el esfuerzo de organizacion

Jose. También conocido como Lakers. dijo...

Mi cancha sagrada es la que da nombre a mi blog, el playground donde empecé a jugar a basket y donde he conocido a la mayoría de mis mejores amigos: Les Pereres.

El Great Western Forum también será siempre un lugar especial en el recuerdo. Y el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid.

Yo al encuentro de bloggers no podré asistir, soy valenciano, ya estuve en Madrid el pasado fin de semana y mi mujer no me perdonaría una segunda escapada tan rápido. De todos modos gracias Mo por avisar, espero que lo paseis muy bien y que algún día pueda conoceros.

alberto dijo...

Intercambio de Links
estrellasbaloncesto.blogspot.com/
golesmundofutbol.blogspot.com/

alberto dijo...

Intercambio de Links
estrellasbaloncesto.blogspot.com/
golesmundofutbol.blogspot.com/

alberto dijo...

Intercambio de Links
estrellasbaloncesto.blogspot.com/
golesmundofutbol.blogspot.com/

costalgaraldals dijo...

Mi cancha sagrada fue, las dos pistas del Colegio La Salle de Cambrils, allí nació y murió una generación de amigos locos por el baloncesto. Digó, lo de murió, porque hace unos años, los "dueños" de esas instalaciones prohibieron el deporte, que en ellas se practicaba.
Mi primer partido, fue un Estu-Penya, en el MAGARIÑOS ¡¡¡ que placer de respirar basket en directo, en un lugar tan emblematico.
Siento no poder acudir a la cita, el 4 de Septiembre, trabajo y el 5 ... el 6 y 7 tambien ¡¡¡
Una pena ... Saludos vereniegos e intermitentes ¡¡¡

MINI MONI dijo...

De q va esto del 4 de septiembre exactamente Jacobo? creo q lo del 6 va a ser muy interesante...ya sabes donde...gracias.

Anónimo dijo...

el teatro de los sueños de la calle serrano... aunque ultimamente sueños pocos