lunes, 23 de agosto de 2010

Baloncesto y Olé!

Ayer en la Caja Mágica se enfrentó España a la USA Basketball. Como no podía ser menos, el interés de muchos se centró en ver el partido como una revancha de la final olímpica de Beijing 2008, aquella en la que rozamos la nuca de uno de los mejores combinados americanos de todos los tiempos. Ahora el equipo yankee era totalmente distinto al de entonces, y nosotros contamos con una baja significativa: Pau Gasol.

El equipo del Coach K trasmitió poca sensación de duelo, salieron a jugar y enseñaron algunas de sus cartas, no todas, mientras que España jugó errática durante buena parte del encuentro, y sólo por momentos desplegó un juego que trasmitiera cierta fluidez.


Me asombra la mayoría de lecturas triunfalistas que leo hoy en algunos medios de comunicación. La aceptación generalizada de que jugando mal se haya perdido sólo de un punto, y que “ya veremos qué ocurre en el Mundial de Turquía si volvemos a enfrentarnos”, con escaso análisis de algunas lagunas importantes que mostró nuestro despliegue táctico.

Algunos jugadores parecían no tener muy clara su disposición en el campo, muchos jugaban más de espaldas al aro que amenazando, los pases eran malos, y las rotaciones no trasmitían equilibrio. No niego el mérito del equipo español de sobreponerse a una salida lamentable, superada poco a poco, primero gracias a constantes visitas a la línea de tiros libres, y después al acierto de algunos jugadores en la segunda mitad del encuentro -especialmente Ricky, Navarro, Felipe y Marc-, pero la lectura general no es muy convincente. Quizá es que tengo un problema de escepticismo patriótico que me impide ver lo que para el resto parece evidente: “¡Que somos la Ñ!”

El USA Basketball que vimos ayer no mostró todo su repertorio. Fundamentalmente porque Rajan Rondo estuvo todo el partido en el banquillo por decisión técnica. El eléctrico base de los Celtics de Boston no participó de un juego donde casi todas las medallas se las llevo Kevin Durant. Y esa no es una cuestión menor, porque aquí sabemos como se las gasta el base de Lousville (Kentucky), aquel que le hizo 52 puntos en la semifinal del torneo Junior de Hospitalet del 2004 al Estudiantes, y que jugó en la NBA con el Big Three una media de 36.6 minutos por encuentro en la Regular Season.

Mención aparte es la valoración de la organización de la Global Community Cup, como se bautizó al torneo celebrado en Madrid entre el equipo de Mike Kryzewski, el de Scariolo, y la selección de Lituania. Los floreros que adornaban los palcos VIP en la grada del pabellón, un recinto más habitual para partidos de tenis que para encuentros de baloncesto, daban una sensación de cortijo de celebritys encajonados en palcos esperando las saetas que de una cancha de basket.

A pesar de que por televisión se podía escuchar el jolgorio del populacho la imagen era más propia de Los Santos Inocentes versión siglo XXI, que de un partido con mordiente, tensión y exigencia. Me comentan que en directo la impresión era distinta, pero la imagen que se trasmite a los espectadores también es importante.

Hablando de trasmitir, el despliegue de La Sexta no me convenció mucho. No sólo porque difiero de muchos de los comentarios que se hacen (no me parece tan raro que Lamar Odom se tire un triple desde la esquina -como hace con relativa frecuencia en los Lakers- ni el abusivo adjetivo de “atléticos” para referirse a los jugadores americanos), es que tampoco me gustó la disposición de las cámaras (sólo hay que ver la diferencia con la señal de ESPN), de las repeticiones de las jugadas, o de la iluminación de la Magic Box...



Lo admito, la valoración de lo visto ayer puede resultar en exceso negativa porque estoy empezando a notar que el final del verano se acerca. Que hice muchas cosas en los dos últimos meses, y que pronto volverá la rutina de la vida cotidiana y sus dificultades.

En cualquier caso España viaja a Turquía, con la lamentable baja de Calderón, para colgarse premios. Habrá que ver qué sensaciones trasmite lejos de nuestras canchas con flores, nuestros árbitros, y nuestros amistosos calores.

Empieza un nuevo tiempo de baloncesto y tengo ganas de verlo y comentarlo.

7 comentarios:

darkover dijo...

Esta SElección es un pálido reflejo del equipo que Pepu llevo al oro.

Con la lesión de Calderón y la convocatoria de Raul Lopez, el número de jugadores cuya aportación es nula o dudosa aumenta alarmantemente.

Como siempre los partidos de preparación sin salir de casa solamente sirven para acumular triunfalismo y demostrar que los arbitrajes son tremendamente caseros, veremos cuando lleguen los partidos de verdad con árbitros FIBA.

Y lo de la Sexta es francamente lamentable, el narrador "Mel Onero" es un vulgar imitador, Iturriaga perdió la gracia hace mucho tiempo, si es que alguna vez la tuvo, y Epi es el único que alguna vez dice algo con sentido. Eso sí, venden muy bien el producto Scariolo (que entrenador más poco apropiado para ser Seleccionador) y el producto "somos la Ñ" que es lo que le interesa a la FEB y su lider invicto. Y las señoritas a pie de pista aportan más bien poco.

Así que, estando Pancho y Scola con la albiceleste, solamente puedo decir: "VAMOS VAMOS ARGENTINAAA"

Almanzor dijo...

A mí tampoco me parece apropiado la Caja Mágica como pabellón de baloncesto. Alrededor de la pista demasiado frío al parece. Todo desde la Tv.

De la selección ya dije ayer en Twitter, voy a echar de menos un partido más, no sólo para acoplar mejor a Raúl (difiero de darkover, tal vez porque siento predilección por ese jugardor) sino también para acoplar algunos errores que solemos cometer (normalmente, mucho bote del base, mala circulación, malas ayudas defensivas, poco aprovechamiento de Reyes o Fran en el poste...).

La preparación sigue estando mal planeada. Muchos partidos en casa (hacemos caja, estamos invictos, sentimiento de unión de la afición, todo muy bien), pero el único que jugamos fuera nos permitió preparar jugadas ofensivas y defensivas en un final apretado y por una vez con los árbitros en contra. Para colmo, nuestro último partidos es a 6 días del torneo contra USA, partido que perdemos y dejando mala sensación, así que ahora no se puede cambiar nada hasta el partido de Francia. Un partido más al menos en Turquía ante un equipo como Puerto Rico o Rusia no vendría mal.

Y la retransmisión, pues... a Mel Otero cada partido le doy una oportunidad y no me corresponde: Parece que no conoce a los jugadores y no tiene ritmo. Como dice darkover, casi imitia al inimitable. Itu si se dedica a hacer chistes pues oye, pero que hable de jugadores que dudo mucho que siquiera los haya visto 5 o 6 veces... Y Epi aporta algo de conocimientos del juego, pero es Manel Comas nos tiene mal acostumbrados.

Cuando estén en Turquía y empiece el peloteo a Gasol...

Me quedao ancho jaja

Saludos

Mo Sweat dijo...

Estoy bastante de acuerdo con los comentarios que veo sobre las retransmisiones de la Sexta (como vamos a echar de menos al gran Andrés!!!)... y en cuanto a la selección, estoy de acuerdo contigo, Jacobo, todo este triunfalismo puede no ayudar mucho al equipo. A ver que pasará cuando comience el baloncesto de verdad.

Saludos.

darkover dijo...

Quiero dejar señalado que yo no voy a echar de menos a Montes. Toda su carrera le estuve poniendo a parir y no voy a ablandarme ahora que ya no tengo que escucharle.

Lo malo es que la adoración en vida sigue después y Melonero trata de imitarle y encima mal.

Pero como creo que voy a ver pocos partidos de España espero que el resto de los narradores del nuevo canal de Marca sean diferentes.

Javier Díaz Carballeira dijo...

Con el Mundial de 2006 hay muchísimas cosas de diferencia, han pasado 4 años ya y aquel equipo es irrepetible, independientemente del entrenador (como pudimos comprobar en el europeo de Madrid, también con Pepu). La defensa fue lo más espectacular que he visto nunca, con Carlos Jiménez en plenitud. Garbajosa estaba al mejor nivel de su vida, que no es poca cosa, Mumbrú lo metía todo saliendo desde el banquillo, los dos Gasoles y un sin fin de matices que durante esos meses fueron el equipo perfecto. Ahora tenemos un equipo grandísimo tambiém, pero no debemos comparar, la química aquella se da pocas veces en el deporte, de hecho, fue nuestra primera y única vez

MINI MONI dijo...

Sin Calderón somos un equipo más. Ya no somos tanto. Jiménez, Gasol y Calderón marcan la diferencia con respecto a Japón. Demasiada a pesar de q los demás no van con lo mejor. Argentina no la superas facil, menos a USA, y el perimetro español atrás da miedo, mucho miedo. Los campeonatos se ganan atrás y es un equipo de ataque total. Ojalá me equivoque totalmente.

sraly dijo...

Me acabo de dar cuenta que no está publicado el comentario que dejé...

Estoy de acuerdo con Jacobo, tanto en su análisis de la selección: veo a muchos jugadores sin espacio, sin un rol definido. Por ejemplo, antes Berni sabía que al salir a la pista se le pedían cinco minutos de intensidad. Ahora veo que hay jugadores que no han sabido cambiar la jerarquía que tienen en su club con la que es acorde a la selección (Claver, Llull, San Emeterio...). La baja de Jiménez es acusada, como el bajón de algún jugador que ya no debería estar (Garbajosa). No creo que la baja de Calderón vaya a ser tan acusada (desde hace una temporada y media no es un jugador tan prioritario) y doy un boto de confianza a Raül.

La Sexta... nefasto. Creo que Mel Otero tenía tanta admiración a Montes que intenta recordarle tanto que suena a parodia. A los del Plus les pasa parecido (añadiendo ahi la falta de Daimiel) donde hay alguno que no debería salir de casa. A mi Itu me parece un crack (tuve un encuentro personal con él insuperable y lo idolatro desde entonces) y Epi es Epi (encima aragonés). En mi comentario criticaba a la Sexta por colocar en banda a una periodista que no controlaba el castellano como debe para realizar correctamente su trabajo. No era un comentario racista hacia esta chica que supongo que querrá hacer su trabajo lo mejor posible y será feliz con su contrato, sino a una cadena que con su método de contratacion de periodistas femeninas deja claro que sus intenciones son más machistas (vender rostros bellos) que periodisticas. Me da igual de donde sea la o el periodista o lo guapa/o, pero que entienda bien lo que quiere decir.

Lo de las celebrities es algo muy usual en la NBA y que le da su morbillo (que sería de los partidos en el Staples sin jack?) y ver a Cristiano o a Pau con la parienta vende, es así, pero quizá la Caja Mágica no sea el mejor lugar para un partido de basket.