jueves, 19 de agosto de 2010

Informar en Colombia

El jueves 15 de julio fue asesinado en Armenia (departamento del Quindío, Colombia) el periodista Romel Elberto Hurtado García, quien tenía más de 90 procesos abiertos en los juzgados contra funcionarios y ex funcionarios de Armenia y el Quindío por tramas de corrupción.

Un sicario se acercó,a las 12:15 del mediodía en plena calle,y le disparó en la región cerebral. Murió al instante. El periodista Miguel Ángel Rojas Arias lo acompañaba en ese momento y sobrevivió para contarlo.

El ex viceministro de comunicaciones Rómel Hurtado asesinado en el corazón de Armenia por sicarios que le dispararon desde una moto. Foto Crónica del Quindío.

Rojas, amigo de la víctima, habló en el Foro 'La responsabilidad social del periodismo deportivo en el desarrollo, la promoción y la masificación del deporte, la recreación y la actividad física' que se celebró en Armenia el pasado 12 y 13 de agosto, y que estaba organizado por el Instituto Colombiano del Deporte (COLDEPORTES), y por INDEPORTES Quindío.

Miguel Ángel Rojas presentó una ponencia sobre 'Como se confronta éticamente una nota', después de una mesa redonda (“conversatorio”) sobre el rigor periodístico. Un trago duro cuando uno, como es su caso, está amenazado de muerte por ejercer el derecho a la información.

A Ernesto Acero Cadena, otro periodista local, le asesinaron el pasado mes de diciembre, “a dos cuadras entre el cuartel de la Policía del Quindío y del Palacio de Justicia”. Según la noticia del periódico El Tiempo, el periodista era “crítico de las malas administraciones y de los políticos corruptos, a los cuales enfrentó en editoriales de su boletín El Informador Socioeconómico del Quindío”.

En Colombia la vida tiene un precio muy bajo, según diversos organismos los periodistas asesinados allí en los últimos 15 años rondan los 130. Hablar de rigor o de ética no es tontería.

¿Se puede ser riguroso con la información cuando uno tiene constantemente pendiente la amenaza de muerte? Miguel Ángel Rojas contestaba a los participantes en el Foro que si, “pero que uno a veces tiene que poner el límite de hasta dónde puede informar”, porque llega el momento en que te das cuenta “que la vida no vale más que la vida misma”.

Su amigo Romel ya había recibido varias llamadas que le advertían que suspendiera las investigaciones o que, de lo contrario, su vida correría peligro. Miguel Ángel Rojas le ayudaba en las denuncias, pero ahora “hay que pensar también en uno mismo y la familia” señalaba en tono triste.

“El crimen se atribuye a relaciones por una serie de denuncias sobre corrupción que hizo en los últimos meses, comprometiendo a funcionarios y dirigentes políticos del Quindío y de su capital Armenia”, señaló el Diario El Espectador.

En el Foro se habló mucho de deporte, pero especialmente de la dificultad de informar en un mundo también contaminado de intereses mezquinos. El veterano James Padilla, Director de Deportes de RCN Armenia, dio una lección de sabiduría y ética periodista, de información deportiva, y de memoria histórica de la trayectoria del deporte local, también de las denuncias por el amaño de partidos. Un árbitro de fútbol de la liga profesional colombiana que él denunció en su momento ahora ejerce en categorías de formación... La conferencia de Padilla además estuvo plagada de buen humor, un recurso muy frecuente entre la buena gente de Colombia para hacer lectura de un cotidiano tremendamente difícil.

"Conservatorio" con Danilo Gómez, James Padilla, Jhon Mario Zuluaga y Miguel Ángel Rojas.

Alejandro Pesca, Director de Deportes del Canal de televisión UNE, habló de la “diversificación y descentralización” de la información deportiva; Jhon Mario Zuluaga, periodista de El Tiempo y profesor de Uniquindío, habló del “uso del lenguaje en el periodismo deportivo”, y en el posterior debate se habló mucho de cómo los conflictos que vive Colombia influyen en los mensajes que se dan en la información deportiva; Danilo Gómez Herrera, Director de Deportes de Caracol Armenia, disertó sobre el papel de los informadores en “los grandes eventos deportivos”. Un Foro que se enriqueció mucho con la aportación de los alumnos de periodismo, y donde las cuestiones sobre la situación aquí, en España, y las diferencias con la situación colombiana, fueron recurrentes.

Sería muy largo de contar todo lo que se habló durante esos días. Yo me quedo con la aportación de Miguel Ángel Rojas, con la importancia de reivindicar la información como responsabilidad hacia una sociedad más justa. Sea para hablar de deportes, sea para hablar de la vida.

PD1: El pasado 16 de junio, la relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Catalina Botero, informó en Washington sobre la situación de la información en Colombia: “altos miembros de la agencia de inteligencia están involucrados en esfuerzos sistemáticos para intimidar a periodistas independientes y otros críticos del gobierno”

PD2: Sobre Colombia leo en el blog La Puerta Atrás un artículo sobre un proyecto apasionante de baloncesto y responsabilidad social en Acacias. Un ejemplo práctico de emponderamiento alrededor del deporte. También se puede consultar en Basketconfidencial.com

6 comentarios:

Guillermo dijo...

Felicidades Jacobo por este artículo y muchas gracias por citar el proyecto que estamos haciendo en Acacías en Colombia y por denunciar situaciones tan dramáticas.

No sólo periodistas. Ser sindicalista es Colombia es la profesión con más riesgo, pero cualquiera que se dedique a denunciar la corrupción existente o haga algo por modificar el status quo de los privilegiados está en peligro. El domingo pasado, un compañero entrenador de fútbol de Acacías fue asesinado al terminar un partido con niños de 15 años 8http://www.noticiaswebacacias.com/index.php?option=com_content&view=article&id=146%3Aadm&catid=1%3Alatest-news&lang=es).
Matar es muy barato (por menos de 600 euros se puede contratar un sicario) y la manera más rápida de continuar ejerciendo el poder (que este país, político y económico coincide más que nunca)

Mo Sweat dijo...

Todo esto es muy triste... por más que estemos acostumbrados a verlo en noticias, reportajes de TV, etc... no debe de ser jamás aceptado y dejado pasar de largo... el mundo entero y los justos siempre tienen que hacer mención de este tipo de cosas, para que el mundo lo sepa, para que dentro de lo que cabe, se pueda hacer algo, por poco que sea...

Gracias por el post y por dar a conocer un poco más la triste realidad de los periodistas honrados en Colombia.

MINI MONI dijo...

De piedra se queda uno.

Q miedo da todo esto.

Me hace recordar al futbolista Escobar q por meter aquel gol en propia puerta en un mundial fue ejecutado. Si fueron capaces de matar por una acción fortuita de un deportista q defendia a su país q harán con los q escriben o dan una opinión. Pues por desgracia lo q estas publicando. Es tremendo, tremendo.
De lo peor. El terrorismo de los sicarios. Terrible.

Almanzor dijo...

Muy triste todo lo que está ocurriendo en Colombia. No paramos de ver reportajes de sicarios y lo fácil que resulta matar a cualquiera que luche por cambiar la situación de ese país. ¿Tendré fin todo esto? Queda muy lejos el horizonte donde se aprecia una mejora en Colombia.

Excelente post. Entre Bosnia, Palestina y Colombia estás dando toda una lección en tu blog.

Saludos

sraly dijo...

Ser periodista es una profesión preciosa en la que un ser humano intenta llegar a la verdad oculta para algunos en un mar de mentiras y en un charco de sangre. Me gustaría que todos aquellos que se sienten periosdistas respiren todos los días esa responsabilidad, ese veneno dulce de su profesión y recuerden las vivencias que nos narras, esas que dicen que hay territorios en los que la libertad de expresión sigue amordazada por el sello de una balacera. Donde en unos paises periodismo es sinónimo de precariedad y mileurismo, de becario y servilismo, de negocio prostituido, en otros es descripción de orgullo, libertad, gallardia frente al riesgo... Gracias Jacobo por abrirnos los ojos en canal. Eso es periodismo. Tú haces periodismo.
Y gracias por citar Puertatrás!!!

Jacobo Rivero dijo...

@ Guillermo: Felicidades por el proyecto de Armenia, eso es ba-lon-ces-to en estado puro. En unos días te escribo con sugerencias y contactos. Efectivamente en Colombia la vida tiene un precio muy bajo y la impunidad ante el delito es total en muchos casos.

@ Mo: Amén.

@ Mini Moni: El ejemplo de Andrés Escobar lo cito también en mi ponencia. Un jugador que marcó el autogol que dejó fuera a Colombia en el Mundial del '94 en EEUU. A su vuelta fue asesinado... Terrible.

@ Almanzor: Muchas gracias por tu comentario en Twitter, uno escribe para que sirva de algo.

@ sraly: Tienes toda la razón con lo que dices sobre el oficio del periodista. Te agradezco mucho tu comentario, sabes que soy incondicional de Puerta Atrás, un lujo de blog.

Un saludo a todos, y muchas gracias por los comentarios.