viernes, 17 de febrero de 2012

La Copa Día 2

Al Real Madrid le costó encontrar la llave con la que abrir la lata que le planteó el Fuenlabrada. El equipo de Laso tuvo que esperar a que despertara Nole Velickovic de un sueño que duraba meses para volver a notar sensibilidad en el juego. Para lograrlo se alió con el jugador que siempre esta: Felipe Reyes. Los dos únicos que pasaron de los diez puntos en el Madrid fueron determinantes para que los blancos no se llevaran un batacazo que parecía posible durante buena parte del encuentro. Sólo en el último cuarto se decantó el partido hacia el equipo de Laso. El Madrid sigue en la competición pero tendrá que mejorar mucho si quiere rascar gloria. El Fuenlabrada por su parte se vuelve a casa con la miel en los labios y un muy meritorio trabajo que la grada del Palau se encargó de felicitar. Al final 75-66.

Cuentan informadas lenguas que cuando Messina dio el portazo uno de los primeros en llamar a 'La Casa Blanca' ofreciendo sus servicios fue Joan Plaza. El último entrenador del Real Madrid en lograr títulos con la sección de baloncesto del club de la Castellana se quedó con ganas de perpetuar sus servicios al frente del equipo. Plaza estará en la semifinal de la Copa del Rey 2012 con el Banca Cívica de Sevilla para competir precisamente contra el Real Madrid. Su planteamiento en el duelo andaluz fue para quitarse el sombrero. Desde la solidez defensiva no permitió que el Unicaja se metiera en el partido en ningún momento y la referencia del equipo malagueño, Joel Freeland, apenas anotó ocho puntos.

Joan Plaza tenía claro que no venía a Barcelona para pasear su Harley Davidson o buscar inspiración en su faceta literaria. El técnico ha logrado armar uno de los equipos más solventes de la Liga Endesa-ACB, y lleva avisando desde su llegada a Sevilla que lo suyo va muy en serio. “Hay una serie de premisas que he aprendido de grandes entrenadores, no concibo dar regalos”, dijo Plaza en sala de prensa, y prácticamente no dio ni uno a un Unicaja en exceso timorato. Sólo en el último cuarto sufrió el conjunto sevillano al notar el aliento de la victoria en la nuca. Superado el bache se llevó el encuentro: 77-65.

Unicaja parece vivir una etapa de transición, todavía no ha encontrado una personalidad estable y su juego se siente impreciso. Hace dos años, con Aíto García Renéses en el banquillo, se armó una enorme polémica porque el veterano entrenador dijo, después de no clasificar a Unicaja para la Copa de entonces, aquello de “para dar este nivel mejor ni estar”. Sin entrar a valorar el mayor o menor acierto de aquellas reflexiones, lo cierto es que el equipo de Málaga no estuvo hoy lo fino que se le presupone en estas citas: mareó el juego con poco sentido y sacó pecho cuando era demasiado tarde.

Habrá que ver qué ocurre mañana. A falta de grandes actores, por el momento, los protagonistas más destacados parecen estar en los banquillos. El duelo entre Pablo Laso y Joan Plaza promete ser apasionante.

1 comentario:

Ferrán Blasco dijo...

Hola Jacobo,
El duelo demostró que Plaza, una vez más, es uno de los valores sólidos en los banquillos ACB y el duelo madrileño que Laso no tiene el talento necesario para hacer que un equipo repleto de potencial lo demuestre.
Estoy de acuerdo contigo en que la semi que se formó ayer apunta a un duelo de banquillo, lo único que pasa es que la plantilla de uno y otro tiene demasiadas diferencias. La única opción de los sevillanos pasa por aprovechar la falta de cerebro en el RM, pero es una opción válida como ya se ha visto en las derrotas que ha sufrido el RM este año, cuando a este equipo se le obliga a pensar se le desnuda.
En todo caso me parece que está mucho más emocionante esta semi que la otra, vi al Caja laboral bastante endeble.
Saludos