lunes, 6 de febrero de 2012

Hacer historias

A Suweys Ali Jama la hicieron llegar un mensaje: o dejaba el baloncesto o la matarían. No lo pensó dos veces, si había llegado hasta ahí no iba a arrojar la toalla ahora. Además, no creía que la vida o la muerte fuera algo que dependiera de quienes la habían amenazado, “sólo moriré cuando mi vida finalice su recorrido, nadie puede matarme excepto Dios... no dejaré mi profesión mientras siga con vida. Ahora soy una jugadora, pero cuando me retire quiero dedicarme a entrenar y sólo dejaré el baloncesto cuando yo muera”, declaró a la agencia de noticias IPS la capitana de la selección somalí de baloncesto.


El grupo del que partían las amenazas era Harakat al-Shabaab al-Mujahideen (Movimiento de Jóvenes Muyahidines) también conocido como Al-Shabab, una potente organización armada que surgió en Somalia tras la derrota de la Unión de Cortes Islámicas (UCI) que gobernaba el país africano hasta el año 2007. Un grupo ligado a Al Qaeda que cuenta con una notable presencia en el país.

Aisha Mohamed, otra de las jugadoras del equipo, contó que Al-Shabab las acusaba de un doble delito: "En primer lugar, por ser mujer y estar practicando un deporte, lo que está prohibido por la ley islámica. En segundo lugar, están representando al club militar, lo que supone que son marionetas de los infieles”, la dijeron por teléfono, pero a pesar de las llamadas ella, que lleva mucho tiempo jugando al baloncesto en Mogadiscio, tampoco abandonó.



Las amenazas de Al-Shabab llegaron cuando el equipo se preparaba para participar en los Juegos Árabes que se celebraron en Qatar en diciembre de 2011. Allí jugaron cinco partidos, perdieron tres y ganaron dos, frente a Kuwait y Qatar. Tras tantos años de guerra, jugar al baloncesto era la única ventana desde las que reivindicarse por encima de las imposiciones. La jugadora Khatra Mahdi tras ganar el último partido contra la selección de Qatar por 67-57, declaró: “No tengo palabras para describir cómo me siento. Al terminar estábamos dando saltos de alegría, había lágrimas en los ojos de las chicas. Hemos hecho historia.

PD: Este post no esta completo, es un pequeño resumen de uno de los últimos capítulos que escribí para mi libro. Por fin he terminado un proyecto que comencé hace más de dos años y medio. Trece historias del mundo alrededor del baloncesto, como esta de Somalia. Ahora queda esperar el proceso de edición, ya os iré contando...

11 comentarios:

Carmela Negrete dijo...

Si todas las historias son tan interesantes como ésta, me va a empezar a interesar el baloncesto ;)

sraly dijo...

Espectacular. Periodismo de alta escuela y que está al alcance de muy pocos profesionales. Jacobo es uno de ellos. El libro tiene una pinta estupenda y lo deleitaremos todos aquellos que nos gusta el baloncesto y el buen periodismo. Y sabemos que Sputnik nunca defrauda.

MINI MONI dijo...

Habra q leerlo. Mucha mierda, osease q mucha suerte, viene a significar!!

Ferrán Blasco dijo...

Hola Jacobo,
Eres perverso, esbozas una historia preciosa (y terrible) y nos dejas con la miel en los labios para generar expectación con el libro, por mi parte no te preocupes que en cuanto lo tengas y vengas a BCN para la promo ahí me tendrás para conocerte y que me lo firmes.
La entrada es fantástica y abunda en algo que he discutido muchas veces, con algunas personas bienintencionadas pero equivocadas, acerca de la importancia del deporte. Achacarle a éste los males de la sociedad moderna: culto al ganador, excesiva preponderancia del dinero, corrupción, etc.. es ver sólo un aspecto de este maravilloso mundo, historias como la tuya, y supongo que las doce restantes, sirven para comprender mejor el baloncesto y el deporte en general.
Un abrazo y a darle prisa a los editores que Sant Jordi está a la vuelta de la esquina

manon dijo...

¡Queremos ese libro ya!

Jorge (alerotirador) dijo...

Excelente.

Espero ese libro como agua de mayo.

Gracias.

Rodman dijo...

Felicidades Jacobo y suerte con la edición. Espero poder leerlo pronto.

Jacobo Rivero dijo...

@Carmela Negrete: Cuidado Carmela que el baloncesto es adictivo ;-) Un día vamos a ver un partido del Alba Berlín y hacemos crónica para tu blog...

@sraly: Ojo con las altas espectativas ;-), ya sabes paciencia y exigencia.

@Mini Moni: Hay que leerlo porque igual hasta uno se encuentra escrito por algún lado. Un abrazo Gonzalo.

@Ferrán Blasco: Sería un sueño estar en Sant Jordi con el libro debajo del brazo. Si ocurre nos tomamos un gin-tonic y hablamos del jazz, que tiene muuuucho que ver con este libro...

@manon: Yo más.

@Jorge (Alerotirador): Espero tenerlo en abril y en mayo accesible para todos.

@Rodman: Saber que hay gente que lo queréis leer es un subidón.

Muchas gracias a todos por los comentarios, un saludo y un abrazo.

Mo Sweat dijo...

Me uno a las alabanzas y a los mejores deseos para el libro, que espero ver publicado pronto.

Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

@Mo Sweat: Muchas gracias Mo, y perdona por tenerte un poco olvidado vía mail, estos últimos meses han sido una locura de trabajo y obligaciones. Espero que nos veámos más pronto que tarde.

Un saludo y gracias por el comentario.

Almanzor dijo...

Un pequeña píldora de un universo de trabajo, literatura, periodismo y calidad. No destapa nada que no supiera que este libro iba a tener desde el momento en que supe que se estaba gestando. Ya estoy esperando a que salga a la venta para fotocopiarlo de algún colega xD

Un saludo y suerte con el proceso de edición.