viernes, 12 de agosto de 2011

La diplomacia del ping pong y el lockout

Al principio de la década de los '70 se estableció entre Estados Unidos y China la llamada diplomacia del ping pong. En abril de 1971 el equipo de tenis de mesa estadounidense se encontraba de gira por Asia, y recibió una invitación para acudir a la China de Mao Tse-Tung. Los americanos se presentaron en Pekín en medio de una enorme expectación internacional. El encuentro lo organizó el Comité Nacional de Relaciones EE.UU.- China (National Committee on U.S.- Chinese Relations, NCUSCR) como antesala a la visita del presidente Nixon al gigante asiático un año después. Pero habría que esperar hasta 1979, con el gobierno de Jimmy Carter, para establecer oficialmente relaciones entre ambos países.


En enero del 2009 se celebró el 30 aniversario del establecimiento de esas relaciones. El NCUSCR celebró por todo lo alto un evento en Nueva York presidido por Henry Kissinger, director del Comité Nacional y antiguo secretario de Estado; Zhang Yesui, embajador de China en la ONU; Peng Keyu, consul general de China en Nueva York; Duncan Niederauer, presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York; Jan Berris, vicepresidente del NCUSCR; y David Stern, comisionado y máximo dirigente de la NBA.

La presencia de David Stern no era un asunto menor. La NBA llevaba elaborando un plan económico de intervención en China a nivel superlativo desde hacía años. En 1991 la NBA comenzó a emitir partidos por la China Central Television en abierto, pero sería a partir de principios del siglo XXI cuando el desembarco sería total. En octubre del 2004 los Houston Rockets de Yao Ming jugarían un partido de pretemporada contra los Sacramento Kings en Shanghai y Pekín; en el 2008 se crearía NBA China; en 2009 se invertiría 280 millones de dólares en la construcción de un gran pabellón en Shangai, que sería completado con otro e Pekín y un tercero en Guangzhou, como adelanto a la edificación de doce grandes estadios en el país; en los últimos años se esta desarrollando un programa para entrenadores en colaboración con la Chinese Basketball Association (CBA); además, las visitas de jugadores NBA a China, con motivo de todo tipo promociones, ha sido habitual y constante de un tiempo a esta parte...

David Stern en el acto de la NCUSCR

Precisamente el conflicto generado estos días alrededor del lockout podría tener relación directa con China. Como informaba el blog La Puerta Atrás, Billy Hunter, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBPA), y principal pesadilla de la NBA en la mesa de negociacion, es “consultor de la China Sports Industry Inc., empresa que opera en exclusiva el tratamiento deportivo en China y gestiona la comercialización y promoción del deporte profesional en la República Popular”. Hunter y Stern podrían estar librando una nueva fase de la diplomacia del ping pong, esta vez con China como espectador, y con el futuro inmediato de la NBA en China como parte del juego. Por lo pronto en el país asiático están que echan humo con la situación económica actual del país que preside Barack Obama. No en vano, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, China acapara buena parte de la deuda estadounidense y es su principal acreedor.

El posible desembarco de jugadores como Chris Paul, Carmelo Anthony o Dwyane Wade a la CBA, con motivo del lockout, podría ser un parche económico que cubriera provisionalmente los intereses de todos. Aunque, como señala Miguel Ángel Paniagua en su columna Rank-and-file del último número de la Revista Gigantes, no serán las megaestrellas -y sus posibles acuerdos overseas- las que decidan el devenir del lockout, sino la tropa de jugadores de clase media que puede ver peligrar seriamente su futuro económico con el parón, y que son mayoría en el Comité Ejecutivo del sindicato NBPA.


Ethan Sherwood publicó hace unos días un interesante artículo en Hoopspeak titulado China & the Lockout: Mysterious Millions sobre la relación entre David Stern y China. El autor se preguntaba por la posición de Stern en el lockout, de contener el gasto, cuando precisamente la liga esta invirtiendo enormes cantidades de dinero en China. A día de hoy la liga estadounidense tiene quince acuerdos de negocio con televisiones chinas, y el nivel de seguimiento, e ingresos, de la NBA allí ha sido, a falta de ver el impacto de la retirada de Yao Ming, tremendo. Un volumen de negocio que podría estar también relacionado con lo que se discute en la mesa de negociación visto que cada uno de los protagonistas tiene grandes intereses en el gigante asiático.

En cualquier caso, entre aquel partido de tenis de mesa de 1971 y la situación actual muchas cosas han cambiado en la política internacional y en el baloncesto. El antiguo enemigo es hoy un socio prioritario en la economía de Estados Unidos, y la NBA es uno de los actores más interesados en que esa relación fluya de manera positiva. Lo que ocurra en el futuro entre Billy Hunter y David Stern tendrá mucho que ver con cómo gestionar los ingresos de la competición, pero también, parece, con cómo relacionarse con China.

PD1: Este artículo saldrá publicado en NBAmaniacs.

PD2: Henry Kissinger, director del NCUSCR y polémico premio nobel de la paz en 1973, es uno de los personajes más oscuros de la política estadounidense.

7 comentarios:

Ferrán Blasco dijo...

Hola Jacobo,
Compruebo que el placer de asiduar (perdón por el palabro) tu blog es creciente, me gusta la entrada porque pone de manifiesto algo en lo que tú y yo ya hemos coincidido, el deporte de verdad se está conviriendo en un reducto de los críos y de algunos maravillosos amateurs, el deporte profesional de alto nivel es mucho más que deporte, es política, es industria, es circo y, me temo, es turbio. Pero sirva mi pequeño aporte para reivindicarlo como espectáculo cuando tiene los mimbres que lleva dentro, y, en el caso del baloncesto, su cesta está tan repleta de elementos fascinantes que no hay ni que decirlo.
Aprovecho para pedirte un comentario en mis grabaciones recomendadaas o en las valoraciones, me interesa mucho la opinión de un buen aficcionado como tú.
Un saludo desde las vacaciones.
http://ferranblasco.blogspot.com

Jacobo Rivero dijo...

@Ferrán Blasco: Y es economía, y si algo tiene el lockout es precisamente una lucha por el reparto del pastel. Aún así es baloncesto es maravilloso desde su forma más amateur a su forma más comercial, aunque yo creo que vivirlo como un proceso de formación y/o diversión es lo que lo hace algo único.

Al final es igual que todo lo que tiene que ver con el mundo en el que vivimos. Me he pasado por tu blog de jazz, me ha gustado mucho. Felicidades.

Un saludo y gracias por el comentario.

Almanzor dijo...

Stern tiene un coco privilegiado para esto y nada de lo que ocurre en relación con la NBA se aleja lo más mínimo de su rango de acción. China está ahí como potencia económica y tanto EEUU como país como la NBA como Liga lo saben, de ahí que probablemente sea la principal beneficiada en caso de que haya suspensión de la temporada.

Eso sí, como escribí hace varios meses, veremos qué tipos de jugadores deciden ir a China y cómo afecta a la competición, ya que es una liga que se ha llenado de lo peor (no sólo baloncestísticamente hablando) que ha salido de la NBA y que choca bastante con el baloncesto que se enseña allí.

Un saludo veraniego.

Jacobo Rivero dijo...

@Almanzor: No entiendo qué quieres decir con la última frase "que choca bastante con el baloncesto que se enseña allí", pero si te refieres a que la CBA ha cogido lo peor de la NBA tiene toda la pinta. Desde luego la información que llega da una imagen muy poco seria de la competición, y por debajo de la CBA son pocas las estructuras estables. Eso sí, sea como sea la NBA necesita un nuevo Yao Ming...

Un saludo y gracias por el comentario.

sraly dijo...

Leo tu articulo desde un lugar llamdo Hong ton Ping ton Klong o algo asi y me parece estar mas cerca de China ahora que leo tu siempre educativo articulo que despues de reconocer abiertamente la diferencia entre doce tipos diferentes de bambu.

Money, brother. Todo es money. Y los chinos la tienes bajo el rezo del comunismo capitalismo. La NBA se quiere liar la manta a la cabeza desde hace anos y el negocio es evidente. Mueve muchas pelas y beneficia a todos. La retirada de Yao solo es una piedra en el camino, el germen esta servido. Los proximos seran los indios, ya veras. Todos a por la pasta. Y que le den por culo a los derechos humanos --y eso que el feudalista Lama a mi no me vende ni una reproduccion de Budda por cinco Bath--.

Viva la Mansion y Hana y sus hermanas!!!!

Jacobo Rivero dijo...

@sraly: As usual bro i'm very agree with you. Incluido lo del Lama por mucho que al sobreactuado Richard Gere le fascine el gong reiterado del feudalismo budista. Efectivamente sólo falta que salga un tocho en la India para que el mercado de expanda por esos lares, porque al contrario que Brooklyn -ver Annie Hall- si de algo sabe la NBA es de expandir mercados.

Tremenda envidia me das sabiendo la buena vida que se da uno en Tailandia, a un precio irrisorio desayuno con diamantes como los que aquí te cuestan una pasta. Da recuerdos a los colegas de allí. Visita en Bangkok el mercado, y en Chang Mai si conoces a una experta cocinara y maavillosa sonrisa, de nombre Pon la das recuerdos de mi parte. La dices que un día volveré por los mares del sur.

Un gran abrazo, gracias por el comentario, y feliz regreso a la Mansión.

Almanzor dijo...

Con lo del "tipo de baloncesto que se enseña allí" me refiero a que la Federación china (al igual que en su día la soviética o yugoslava o incluso ahora la australiana), enseña desde la base a todos los jugadores los fundamentos básicos, independientemente de su posición en el campo o características físicas. Luego cada jugador se pone sus propios límites.

Viendo jugar a la selección china (o a los NBA chinos), te das cuenta que todos lanzan bien: Yao con sus 2'27 o Yi con sus 2'07, aunque lo de Wang Zhizhi era un escándalo como tirador. Todos son buenos o decentes pasadores, botan bien, etc. Controlan muchos aspectos del juego. Sin embargo a la CBA va lo peorcito de la NBA (Marbury). Les hace falta un nuevo Yao, aunque tal vez lo que más les convenga a nivel de selección sería que algunos de los suyos dieran el salto a Europa, a competir.

Qué envidia me dais hablando de Tailandia...