jueves, 25 de agosto de 2011

El descarte

Hace años comentaba Luis García Berlanga, en un debate sobre la película El Verdugo, que en su cine había una constante en la que “un individuo se encuentra con un status determinado frente a la sociedad, frente a sí mismo, y a lo largo de la película hay un momento que cree que va a mejorar y al final termina estando en la misma situación inicial, cuando no en una situación peor”. Carlos Suárez ha vivido un proceso parecido al de un personaje de Berlanga en su trayecto hasta ser descartado para disputar el Eurobasket de Lituania.

Foto: FEB

Después de realizar una buena temporada con el Real Madrid declaró en varios medios de comunicación que le habían asegurado una plaza en el equipo; más tarde se filtró que no estaba entrenando excesivamente bien; y finalmente -en una decisión que se ha prolongado en exceso- se ha anunciado que él es el descarte del combinado que dirige Sergio Scariolo. Por tercera vez consecutiva el de Aranjuez se queda fuera de la lista definitiva de la selección española de baloncesto. Un decisión dolorosa para todos, pero especialmente, como es evidente, para el jugador.

Lo cierto es que en el debate sobre quiénes serían los elegidos para disputar el torneo europeo, la sensación que trasmitían Carlos Suárez, Victor Claver, y, en menor medida, Victor Sada, era de permanente angustia. Cuesta entender como habiendo una convocatoria de quince jugadores para doce puestos, el trabajo por generar un ambiente inclusivo en el equipo no ha terminado de fraguar, o no se ha sabido trasmitir de cara al exterior.

No se ha logrado porque se puso nombre y apellidos desde el primer día a los que se rifaban el billete de vuelta, porque varios de ellos hablaron con la prensa para asegurarse un puesto, y porque en los partidos de preparación ya se intuía que, dentro o fuera del equipo, su papel sería secundario respecto al resto de jugadores. Da la impresión que ha sido Carlos Suárez como podía haber sido Claver o Victor Sada, y la explicación técnica de la elección no se termina de entender. La posición de tres la cubrirán Rudy Fernández y Fernando San Emeterio, jugadores que no tienen las características de Suárez para jugar en ese puesto.

Foto. FEB

Pero los tres (Suárez, Claver, y Sada) tendrán un lugar en la selección antes o después, cuando Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes, o Pau Gasol decidan colgar las botas. Será necesario unir cuanto antes para la causa a jugadores destinados a tener un rol importante en pocos años. No necesariamente como finalistas del concurso de miss selección española que hemos vivido estos días, pero si como parte de un grupo amplio destinado a las mayores glorias deportivas del baloncesto de nuestro país. De lo contrario uno tiene la sensación de que, como a Nino Manfredi en El Verdugo, la situación de Carlos Suárez es igual o peor que la que podía tener antes de ser llamado para el puesto. Y eso no es bueno.

PD: Esta es mi primera colaboración para el periódico digital elEconomista.es

8 comentarios:

karusito83 dijo...

Primero, enhorabuena por ese comienzo en eleconomista.es. Segundo, me gusta bastante el post. Ha sido fea la forma en que se ha fraguado el último descarte. Primero, por los tiempos. Segundo, porque queda la sensación de que Scariolo es un ejecutor, de que la decisión se ha gestado entre algunos medios con demasiada influencia en el entorno selección (LaSexta y Marca), los capos del vestuario que no consideran a Carlos "uno de los nuestros" (Navarro/Gasol) y, cómo no, Pepe 'Torrente' Sáez.

¿Qué es eso de que "Carlos no estaba entrenando bien"? ¿Qué pasa, que Ricky sí mete los triples en los entrenamientos? Por dios!!!

Tácticamente la decisión tampoco tiene mucho sentido. Ahora queda una rotación con 3 bases puros y ningún alero nato. Digo ningún alero nato porque Claver, aunque lo es, no está en la rotación y lo poco que juega lo hace como 4 (porque Felipe no está para nadie pero, claro, como es amigo de los Gasol/Navarro no puede faltar!).

Ferrán Blasco dijo...

Hola Jacobo, yo soy un absoluto lego de las relaciones personales entre los integrantes de la selección, me he posicionado donde he podido para evitar el descarte de Suàrez, creo que tres de tres es un error de Scariolo de muy mal gusto, mi candidato desde el primer día es Ricky (y soy culé, pero esto es la roja chicos!!!) o Claver si tenía que jugar de cuatro, para lo que no le veo. Sada y Suàrez llegan al campeonato después de brillantes finales de temporada y eso me da que pensar que con un buen seleccionador pueden dar mucho de sí.
Respecto a Felipe (por cierto, el pésame por la muerte de su padre) creo que dosificado aún puede aportar minutos de mucha intensidad abajo. Llull es llull y como es un jugador que no entiendo no puedo opinar. Y del resto son los que tienen que estar (ya sabes mis dudas con Mirotic pero ese no está disponible si se lleva a Ibaka).
No sé, creo que me he liado pero la cuestión es que espero que Scariolo dure poco porque me parece mediocre, monta la historia de ls descartes y luego jugará con las rotaciones cortas de siempre y los indultados chuparán banquillo como siempre.
Un saludo y felicidades por el post.

Óscar Gaspar dijo...

Vuelvo a la blogsfera¡¡

Felicidades por esa colaboración.

Me parece adecuado el descarte, ya me he posicionado varias veces a favor de Sada, Ricky está mejor y el tema de los 3 bases parece más que claro por los problemas del año pasado.

San M me encanta y Claver, bueno... no es santo de mi devoción en la selección pero creo que por el rol que le otorga Scariolo, más de lo mismo con Suárez que lo tiene muy relegado. Aún así creo que Víctor puede aportar un poquito más que Carlos, sobre todo en el planteamiento del seleccionador, que nos guste o no, es el que hay.

Sobre el nerviosismo es normal,los 3 se sentían con la espada de damocles encima, se sabían disputando 2 puestos. Lo que no me parece tan normal es pasar del nerviosismo al desquicio que parecían tener Suárez y Claver. Ese es un error técnico brutal que pasan los años y no se corrige y que no benefica al jugador y por lo tanto al equipo.

Una duda que se me planteó la otra noche en la que no me podía dormir.
Reyes está aportando muy poco con los 3 super interiores que tenemos. Sabemos que puede aportar mucho más, pero dependerá del rol (sentirse importante) y los minutos que tenga. Ya tiene 31 años. Con el problema de tener solo un nacionalizado y no poder llevar a Mirotic si se lleva a Ibaka...¿Qué os parecería meter a Pablo Aguilar que lo tenemos aquí en el CAI por Felipe?
Hablamos de que Pablo diera un paso más en su juego. Aportaría ese 4 abierto que ahora no tenemos.

En fin, son mis lios mentales que me monto.

Un saludo Jacobo.

PD: Enhorabuena por la entrevista a Rose.

Jacobo Rivero dijo...

@karusito83: No tengo información sobre los asuntos internos del vestuario o las influencias de cierto medios. Pero lo cierto es que la 'filtración' de que no entrenaba bien es una canallada, y las formas no me parecen las mejores para generar una dinámica de equipo.

Lo que quiero señalar en el post, es que antes o después Carlos estará en la selección, y como a Claver o Sada, habrá que integrarlos en la dinámica de la selección porque de lo contrario nos podemos encontrar con replicantes (con motivos) de Fran Vázquez.

Yo creo que tacticamente no hay ningún jugador con la aportación que puede tener Suárez.

@Ferrán Blasco: Supongo que cada uno tenemos nuestras preferencias. Yo creo que ir con tres bases es un acierto, y soy partidario de Ricky a pesar de todo. Me cuesta más entender el papel de Llull en el equipo, y no tendría incoveniente en descartarle a él antes que a Suárez.

Scariolo es un grandísimo entrenador, pero no es de mi gusto. Yo pienso que no necesariamente tienen que ir los mejores sino los mejor compaginen como equipo,eso lo logró Pepu en Japón, con jugadores muy variados y discutidos (Cabezas, Sergio, Marc, Berni...) pero que encajaban a la perfección en una idea común. No tengo todavía muy claro cuál es esa idea en la actual selección, porque tras dos campeonatos con Sergio (Polonia y Turquía) todavía no he logrado entender a qué jugamos.

@Óscar Gaspar: En mi opinión no es tanto de uno u otro, sino del modelo de gestión. Scariolo tendrá su idea, muy respetable, de rotaciones cortas. Yo habría realizado una elección distinta pensando en un campeonato con 24 equipos y muchas y variadas necesidades tácticas. Como Suárez no hay ninguno y en otros puestos si veo más alternativas.

Felipe estuvo en Lisboa, es parte del núcleo duro y creo que estará hasta Londres 2012. Puedo entender que hay otras motivaciones para tenerle en el roster más allá de las estrictamente deportivas. Aporta veteranía y yo en un partido caliente no dudaría en ponerle en la pista. Efectivamente Pablo Aguilar podría ser un buen relevo.

Un saludo a todos, y muchas gracias por los comentarios.

MINI MONI dijo...

Carlos Suárez? Método F.E.B. No comment.
Enhorabuena Jacobo por esa nueva colaboración. Ah , descuelga algún teléfono, jajaa.

Un abrazo.

Almanzor dijo...

Siempre colaborando, eres un crack.

Mis ideas sobre el tema:

1) Las convocatorias de 15 deben acabar antes del primer partido de exhibición (que para mí no son de preparación). Para ello hay que alargar más los entrenos, que es donde se ve si los jugadores están o no.

2) Creo que una selección como España debe basarse en una rotación de 9 jugadores, máximo 10, rellena de especialistas. Sada ocupa el rol de especialista defensivo capaz de sacrificarse sin tocar bola en ataque; San Emeterio puede alternar el 2 y 3 y es útil, aunque no me enamore; Suárez es el único alero alto que amenaza realmente desde 3, cumpliendo con rol de tirador. Ni a Claver ni a Llull les veo utilidad en este equipo, sinceramente. De ahí saldría mi descarte.

3) Otro tema es que Felipe Reyes no esté al nivel de selección, pero sabemos que determinados medios se enorgullecen de su amistad. Y esos medios lograron cargarse a Messina por sacar a Garbajosa.

4) La selección no son los clubes. Y Ricky demuestra que fuera de sistemas que le asfixian rinde a su nivel. Para mí está creando más que Calderón.

5) Y como tú dices, el dichoso compromiso no es que Ibaka llegue el primero a la concentración. Ni que vayan a Lorca a ver los edificios caídos. Ni ponerse triste por la muerte del padre de Felipe y Alfonso. Compromiso es no tener a tres jugadores compitiendo entre sí en entrenos y partidos y, para colmo, que uno de ellos sepa desde el primer día que será el descarte y darle 10 minutos por partido con cara de no saber qué pinta ahí.

Lo siento por el tostón. Cada verano me cabreo más, y eso que soy pro-Scariolo

marta dijo...

Hola,yo que no me dedico a esto,como mera espectadora y aficionada,sin que me ciegue la pasión,descartaría a Llull y a Reyes(digo sin pasión porque soy culé).De todo eso que hablais de rotaciones cortas o largas,bueno,no me atrevo.
Si quiero decir que no es justo como se ha tratado a Suarez,mantener el tipo,el control y quizás la ilusión sabiendo que eres el descarte,es dificil.
No tengo un concepto claro del selecionador ni información para decir esto,pero me temo que la dinámica de equipo no está precisamente en sus manos

Bueno así y con peores formas y mas dolorosas,se hacen los descartes en algunos clubs,con chavales que sin ser profesionales,los tratan como tal,y venga a probar y aparece otro y así un día tras otro hasta que el entrenador del A,del B o del Y,se decide.
Puedo asegurarte que es un autentico suplicio para ellos.
Un saludo y enhorabuena por tu colaboración.
Cuando me toque la lotería(este año),yo pongo la pasta y tu creas y diriges un periódico.

Jacobo Rivero dijo...

@Mini Moni: Un debate sobre el método FEB sería interesante, aunque no cabe duda que los éxitos actuales van a pasar a la historia del baloncesto, y eso tiene mucho mérito. Ahora falta cita para café ;-)

@Almanzor: Por no repetirme, sólo un asunto. Yo creo que no debe existir en una selección absoluta como la nuestra una planificación de la rotación limitada. En Japón la rotación fue en función de las exigencias del partido. Por ejemplo contra Argentina la solución fue Sergio, y en cambio contra Grecia -con el partido todavía igualado- el primer cambio por Calderón fue Cabezas, que apenas había jugador el día antes. Igual ocurrió hace dos temporadas con Sada, ni un minuto en la semifinal de la F4 y luego 20. Yo creo que la clave es hacer un equipo donde tienes la posibilidad de encajara varios roles muy buenos en función del partido que juegas. Y eso es parte del trabajo del entrenador, por eso no soy muy fan de Scariolo.

@marta: Efectivamente, un auténtico suplicio que resdta motivación. Yo también habría pensado en Llull si mi planteamiento fuera jugar con los doce, algo que haría si fuera seleccionador, pero...

En cuanto a lo que dices de la lotería empiezo a poner velas y rezar porque así sea. Soy persona de poca fe, pero los sueños son los sueños ;-)

Un saludo, y muchas gracias por los comentarios.