domingo, 27 de febrero de 2011

Historias del Sub 21

Hacia rutas salvajes (Into the Wild), cuenta la historia real de Christopher McCandless, que a principios de los años '90, tras finalizar su carrera universitaria en una prestigiosa universidad privada, pone rumbo en solitario a la parte más salvaje y deshabitada de Alaska. McCandless hace un viaje introspectivo con la idea de abandonar una sociedad que no le satisface.


A veces uno tiene la sensación de que es necesario abandonar el banquillo y la pizarra, salir del pabellón, hacer autostop, y largarse a algún rincón del mundo donde poder disfrutar de la soledad más absoluta. Sin necesidad de mirar atrás. Esos pensamientos suelen coincidir con las ocasiones en las que te parece que no has dirigido bien al equipo, que no has leído bien el partido, y que nos has realizado bien tu trabajo de entrenador.

Esas ganas de escapar evidentemente sólo aparecen cuando pierdes, aunque no tienen que ver con la derrota, sino con cómo has perdido. Cuando ganas, aunque no salgas satisfecho, la sensación es otra. Hoy, después del partido frente a Pozuelo, envidié a Christopher McCandless.

El partido tuvo igualdad, muchas faltas, y un ambiente cargado. En ningún momento tuvimos sensación de sentirnos cómodos en el Magariños, ni de controlar el ritmo del encuentro. Mal en la selección de tiros, precipitaciones en ataque, pérdidas de balón absurdas, y muy flojos en defensa. Sólo en el tercer cuarto pudimos abrir una pequeña brecha de diez puntos (53-43) que se redujo al final del periodo a tan sólo uno (55-54).

En el último cuarto, a falta de tres minutos, ganábamos de siete puntos (68-61), un parcial de 0-6 dejó el marcador un punto arriba a falta de treinta segundos (68-67). En una penetración tuvimos tiros libres, anotamos los dos (70-67), y con quince segundos por jugar aposté por la defensa. Lo hicimos bien, pero de un tiro desesperado lograron un rebote ofensivo y de ahí, casi sobre la bocina, Pozuelo enchufó un triple desde la esquina y empató el encuentro a 70...

La mayoría de entrenadores piensa que en esta situación, poco tiempo y con posibilidad de que el otro equipo te iguale o supere en el marcador, lo mejor es tener la última posesión: Hacer una falta sin riesgo de tiro (estábamos ya en bonus); llevar al contrario a la línea de tiros libres; y disponer del último ataque, donde probablemente te lleven a la línea de personal. En esa partida de ajedrez se va consumiendo el tiempo. El debate sobre qué hacer es tan viejo como el baloncesto, y tiene sonados éxitos y fracasos en función de los resultados posteriores.


Yo aposté por la defensa sin faltas, porque el riesgo de ir a la prórroga no me parecía tan mala opción, toda vez que ellos no habían estado especialmente acertados en los tiros de tres puntos, y que el average iba en nuestra contra (perdimos allí por cuatro puntos). Pensando que incluso al tiempo extra podríamos llegar mejor que ellos.

No fue así, la prórroga fue un naufragio en toda regla. Pozuelo estaba muy crecido, al haber igualado el encuentro viniendo en desventaja. Nos superaron, jugamos todavía peor que antes(2-14), y afloraron nuestros peores vicios. Merecida derrota para un partido en el que casi todo nos salió mal, y donde traicionamos -en buena parte por mi culpa- nuestra filosofía de equipo.

Estudiantes 72 – Pozuelo 84

(16-19// 18-19// 21-16// 16-16// + //2-14)

PD1: Christopher McCandless terminó consumido hasta la muerte en su soledad. Por encima de los nefastos resultados de su experiencia, y del mal sabor de boca que me ha dejado el partido, lo que tengo claro es que si hay algo que me gusta es entrenar. Por el momento no me voy a Alaska, no hay necesidad de huir, la motivación por seguir entrenando, y aprendiendo de partidos cono el de hoy, sin contar otras muchas satisfacciones terrenales, sigue en las venas.

PD2: Jon Krakauer escribió en 1996 un libro sobre la vida de McCandless insipirado en su diario, en 2007 Sean Penn llevó la historia al cine, con Emile Hirsch de protagonista. Libro y película son muy recomendables.

PD3: Otro día hablaré de la importancia de tener un entrenador ayudante -hoy no estuvo-, y de las dificultades de las rotaciones...

PD4: ¿A alguien le resultan interesantes mis Historias del Sub 21?

16 comentarios:

Pablo (@chanante) dijo...

Te leemos y la verdad es que son crónicas narradas desde el estómago, que sin duda es de donde nace el baloncesto cuando el cerebro está se colapsa en las prórrogas.
Siento el resultado y que te responsabilices hasta este punto de la derrota aun es admirable tu honestidad como entrenador.
¡Ánimo y vamos Estu!

costalgaraldals dijo...

Claro que resultan interesantes ... sino, yo tambien hubiera dirigido mis pasos hacia Alaska ¡¡¡
No hace ni 15 dias, vi la pelicula la pasaron un domingo, no se porqwue canal, ¡¡¡ TREMENDA ¡¡¡ me enganchó al momento.
Creo que si hubieras optado por hacer falta y tener la ultima posesión, no tendrias tampoco que arrepentirte o sentirte culpable. Creo que te hechas todo el peso de la derrota encima tuyo y creo que tambien tienes a los jugadores, todos ganais y todos perdeis.
Tu obligación es decidir que hacer y aprender de todo esto.
Animo.

profesorguapito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
profesorguapito dijo...

No jodas, claro que nos interesan!!!!

César dijo...

Sobre si hacer falta o defender, yo siempre digo que no hay regla fija. Depende de la dinámica del partido, de su porcentaje de triples, de la confianza en tus tiros libres ese día, en los suyos... No te fustigues.

Javier dijo...

Estos partidos sirven para lo que tu dices: ''para aprender'', y es muy interesante lo que escribes Jacobo, además, este caso me ha recordado al más reciente y mal recuerdo para los afiocionados al basket en España: el mundial de Turquía contra Serbia...En fin, ánimo Jacobo y ánimo Estu¡

Anónimo dijo...

jacobo yo soy de la coruña pero demente a muerte ade+ de entrenador pero de hockey patines no de basket (mi enfermedad por el estu es cosa rara porq en mi vida jugue al basket y nunca viví en madrid) y te digo q tus crónicas no sólo las de la sub 21 (tb me molaron mucho las de los chavales q entrenabas otros años) así q nada mucho ánimo y a continuar igual q a mi por lo menos me arreglas un poco la semana de currele...

unha aperta y forza estu!!

antón

Mo Sweat dijo...

Sin duda son una gran aportación; y creo que los anteriores comentarios así lo reflejan...

Yo quizás no acustumbro a comentar mucho en esta sección, pero es que también es un tema donde no estoy tan metido. Aparte también, claro está, del tiempo que me falta en ocasiones y que me impide comentar más a menudo en los blogs amigos.

Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

@chanante: Ocurre que el equipo se rige por una lógica parecida a la que aplica Guardiola en el Barça, eso de que "no hay suplentes, sino jugadores que juegan más y otros que juegan menos". En basket es diferente claro, pero el otro día en el tema de las rotaciones no estuve nada fino. Por encima del resultado eso fue lo que más me fastidió. Agradezco mucho tu comentario.

@costalgaraldals: Ganamos todos, perdemos... los entrenadores. Aunque no siempre :-) La película y la novela son geniales.

@profesorguapito: Doblemente agradecido de que te interese esta sección. :-)

@César: Te veo muy gallego en este tema.

@Javier: Cierto, por estas situaciones hay que pasar, parar con la experiencia saber valorar mejor qué hacer en según qué momento.

@Antón: Me ha encantado tu mensaje.Veo que sigues el blog desde hace tiempo. Mi pregunta la lanzaba porque tenía dudas de si esta sección tenía sentido con un grupo sub21, veo que si y me alegro.

Yo sí que he vivido en A Coruña, en concreto estuve un tiempo trabajando allí y residiendo en Monte Alto. Suerte con tu equipo.

@Mo: Don't worry Mo. A mí me pasa parecido, pero yo sé que siempre estas ahí.

Un saludo a todos, y muchas gracias por los comentarios, así es un placer escribir.

J-Bo dijo...

Claro que son interesantes, quizás me parece lo más interesante que he leído hoy.

saludos!

Jacobo Rivero dijo...

@J-Bo: ;-) Entonces genial.

Gracias por el comentario.

César dijo...

Vale. Me mojo. La última bola siempre para mi. Y el que haga otra cosa es un cobarde y debería fustigarse!! ;-)

Jacobo Rivero dijo...

@César: Si hubieras venido al partido...

Anónimo dijo...

joder jacobo así q viviste en coruña, y nunca viste mi vespa negra con la pegata del estu por ahí???

buena elección monte alto para vivir es un poco nuestro malasaña...

ya te digo q tu visión del estu (y del concepto de entrenador) me mola mucho y para mi q vivo esta pasión en solitario es fundamental para quitarme un poco el mono del estu...espero este año a falta de delfines bañarme en 4 caminos para celebrar la eurocup!!

apertas!!

antón

sraly dijo...

Llego tarde...

Qué si nos gustan... Nos gusta Sputnik y punto. Fan hasta la médula del blog, como entrenador con la L puesta, tus crónicas son parte del libro de texto que me leo cada día para poder conocer un poco más este mundillo de los banquillos que nos apasiona. Por cierto, mandame un emilio con el libro ese que te recomentó Goñi para dirigir grupos.

Saludos praguenses

Jacobo Rivero dijo...

@antón: Sería muy mítico bañarse en Cuatro Caminos por el Estu. Un abrazo grande y espero que nos veámos un día por allí. Me gustaría volver a hacer unas visitas.

@sraly: Thanks bro. Te mando mail y ya me cuentas qué tal en Praga. ¿Mucho calor?

Un saludo, y gracias por los comentarios.