jueves, 18 de noviembre de 2010

Jaime Fernández, Ricky Rubio, y Wilson Chandler

El pasado martes, en el partido de Eurocup que enfrentaba al Estudiantes con el PAOK griego, y que finalizó con la victoria de los de Casimiro por 88 a 77, Jaime Fernández hizo su presentación en sociedad.



Al menos en la sociedad del primer nivel del baloncesto profesional, porque quien siga el baloncesto de formación ya sabía de él desde hace tiempo. La afición colegial tenía la mosca detrás de la oreja después de verle en pretemporada en el amistoso contra el Khimki ruso jugado en el Magariños, y muchos seguidores del equipo EBA del Ramiro ya sabíamos de lo que era capaz de hacer una cancha después de verle el año pasado en acción.

Jaime tiene un juego que es muy atractivo para el público, con un gran manejo de balón, muy descarado en ataque, y atrevido y amenazante en defensa. Desde el club se pide "cautela" a la hora de evaluar su rendimiento, y el propio Luis Casimiro comentaba en el artículo que publiqué antes del inicio de la temporada en ACB.com sobre Jaime y Daniel Clark que “de Jaime todavía hay que hablar poco porque es muy joven y le queda mucho por aprender”.

Cierto, hay que andar con cuidado con un jugador tan joven. Este año su trayectoria en el equipo EBA no está siendo muy brillante, o no tanto como podría esperarse, en buena parte por la excesiva acumulación de responsabilidades que está teniendo, pero también porque da la sensación que él tiene una motivación tremenda por estar ya en el primer equipo. Gestionar ese equilibrio, sabiendo que su puesto está bien cubierto con la necesaria veteranía de Oliver y un buen Jayson Granger será complicado. Por lo pronto el próximo domingo podría tener una nueva oportunidad de minutos, pues parece que Oliver no esta recuperado de su lesión.

En estos casos hay que tener prudencia. Ricky Rubio y el debate de ciencia ficción sobre su calidad es un aviso de los peligros que tienen este tipo de jugadores. Ricky revolucionó el baloncesto cuando el Joventut le cedió las llaves del equipo, su conexión con Rudy, y el tiempo compartido con Bennet ayudó a que el joven base de El Masnou deslumbrara a medio mundo, NBA incluida.


Ahora en el Barça atraviesa una etapa complicada, donde algunos cuestionan su calidad e insisten en la “deficiencia de su tiro”. No comparto esa opinión, creo que defensivamente Ricky es uno de los jugadores más completos que he visto, que su creatividad en ataque es difícil de superar, y que sus limitaciones actuales son en buena parte fruto de la presión que supone señalarle constantemente como el Mesías del basket español. Flaco favor para un chaval de 19 años que no debería sentirse siempre examinado. Dirigir al Barça no es una broma, tampoco ser el el primer base de la mediática ÑBA. No tengo dudas de que Ricky marcará una época como jugador, y quizá sea el momento de quitarse agobios en Minnesota para recuperar con mayor tranquilidad y distancia la frescura de su juego.

Con Jaime habrá que tener, pensando precisamente en algunas de las cuestiones que plantea el caso Ricky, paciencia y mesura. Del propio jugador, del club, y también de los aficionados.

PD1: Añado en este post esta genial imagen de Wilson Chandler, en el pasado partido de los New York Knicks frente a Washington Wizards...



Viendo la reacción de Turiaf a la canasta de su compañero no he podido evitar acordarme de un jugador al que estoy echando de menos en este principio de temporada del Estudiantes. Po-po-vic, como el bueno de Ronny, era capaz de brincar y golpearse el pecho tras una canasta de un compañero, y eso es parte de los tan famosos intangibles de un equipo que me apasionan...

6 comentarios:

Javier Díaz Carballeira dijo...

¡Gracias! No pude verlo, me has dado una alegría enorme, poder ver a Jaime haciéndolo tan bien (como él sabe, vamos). No le mando un mensaje para que no se le suba a la cabeza ni volverlo loco.

Sólo me quedan dos preguntas ¿Qué comen los niños para tener tanto morro? y ¿Por qué todos los jugones sonríen igual Daimiel?

Almanzor dijo...

Es cuestión de esperarle. Yo confío en tus palabras y me imagino que Fernández será jugador ACB probablemente el año que viene, sino lo hace de terminar la temporada (me refiero a estar asentado, no debutar).

Yo respecto a Ricky tengo una opinión formada. En el baloncesto FIBA es muy importante el tiro, en NBA no tanto (sólo hay que ver a Rondo). El año que viene llegará allí y se saldrá. Sin presión y con confianza. No hay que olvidar todo lo que ha hecho hasta ahora, que va a parecer que el Barça lo ha fichado este año de la Liga georgiana.

Y jugadores como Turiaf tiene que haber en todos los equipos.

Saludos!

Jorge (alerotirador) dijo...

Nunca había visto jugar a Jaime Fdez. y me gustó pese a que en algún momento como el final del partido estaba algo alocado (a su edad es normal) lo que hizo que un previsor Casimiro le hiciera compartir pista con Granger.

La clave para que siga hacia arriba es el trabajo diario y la paciencia. Si tan bueno es, el tiempo le pondrá en su sitio y quizás sea antes de lo previsto porque por de pronto estoy viendo a Oliver bastante flojo hasta el momento en lo que llevamos de temporada.

Saludos.

sraly dijo...

Había escuchado muchos comentarios sobre la actuación de este chico, pero no había visto las imágenes. Así que, gracias por el regalo.
Se nota que este chaval tenía unas ganas bárbaras de que llegara ese partido. Ese desparpajo es natural y recuerda al de Sergio Rodríguez o, el propio Ricky, de todos estos bases que entran por los ojos. La paciencia debe ser su mejor consejero.
Sobre Ricky, creo que en este país de extremos, en el que gusta elevar a los altares y mandar a los infiernos de un día para otro, él ha sido víctima de esta montaña rusa en las últimas semanas. Más peligrosa me parece la expectativa que hay en NBA con su figura, porque es un jugon que no va a anotar 20 puntos y eso para los yankees va a ser duro de tragar.

'Winston' Chandler (me he dado cuenta que siempre me equivocaba con su nombre) es un craz!!!!

karusito83 dijo...

1) Tengo curiosidad por ver en acción a Jaime Fernández. Creo que al Estudiantes como institución, tras la marcha de Suárez, le vendría muy bien tener un referente nacional de la cantera en el primer equipo. Puedes tener una gran organización de cantera, pero si no la reflejas en el escaparate del primer equipo, el común de los aficionados al deporte no suele enterarse. Lo que no se comunica no existe. Hoy es portada en ACB.com, hoy existe.

2) Ricky no es tan bueno como nos le pintaban ni tan malo como ha jugado los 5 últimos meses. No creo que vaya a marcar época, como Navarro o Gasol. Pero sí que tendrá un papel destacado en el baloncesto europeo o bien una carrera larga y provechosa en la NBA. Es un defensor increíble y un magnífico director, pero no la mete. Y si no la metes, no marcas época. Creo que habría que rebajar un peldaño las expectativas sobre este chaval. Si esperamos a un Induráin, nos saldrán Abraham Olano.

3) Qué alegría nuestros Knicks, tres victorias consecutivas 'on the road'. Enorme ese mate de Wilson Chandler. Qué gran jugador de equipo! Por cierto, agradable sorpresa el nivelazo de Raymond Felton. Conste en acta: este año volvemos a playoff.

Un abrazo, Jacobo

Jacobo Rivero dijo...

@Javier: Eso es importante, que no se suba a la cabeza, que todavía es muy joven. Es cierto que Jaime tiene una personalidad de jugón impresionante, y sonrisa de jugón. Por cierto que te tengo que hacer una consulta, te la mando por FB.

@Almanzor: En dos años le veo como ACB con minutos. Sobre Ricky pienso exactamente igual que tú.

@Jorge: Oliver es de los que da intangibles por encima de sus números. Y en el equipo ha generado una madurez que hacía mucho que faltaba en Estudiantes. Su buena relación con Pancho y Gerḿan, y su disposición en los entrenos es un elemento muy importante en el equipo.

@sraly: Jaime tiene madera de jugón. Sobre Ricky en la NBA yo le veo que encaja a la perfección, con más espacio para jugar el 1x1, donde él es un crack.

@karusito83: Sobre Jaime es cierto que el Estu necesita este tipo de jugadores 'franquicia' pero aún es pronto para evaluar su trascendencia. Muchos dudaban de Carlos incluso a pesar de ser el jugador nacional mejor valorado la temporada pasada. Yo creo que Ricky va a superar a Navarro en su papel NBA y que tendrá un valor similar al de Gasol, pero hay que darle tiempo. Efectivamente los Knicks han decidido sumarse al grupo de las alegrías, y STAT está inmenso.

Un saludo a todos, y gracias por los comentarios.