viernes, 5 de febrero de 2010

Pionir y La Mano de Elías

La Euroleague ya ha entrado en la fase decisiva. Esa en que cada partido significa una porción del billete de entrada para la Final Four de París. Entrar entre los cuatro finalistas no es tarea fácil. Ocurre que cuando las expectativas son muy altas, la exigencia es aún mayor, y, en esa dinámica de presión, los clubes ACB nunca han sido unos portentos. Ni con Ricky y Navarro en la cancha, ni con Ettore Messina en un banquillo.


Hay elementos del juego y su entorno en donde cuesta un mundo jugar bien a nuestros equipos. Una dinámica habitual en la historia de las competiciones internacionales. España, o sus equipos, se desinflaban en los partidos de tensión extrema. En el Mundial de Japón, en la semifinal contra Argentina, el partido caminaba por la vieja letanía. Navarro desaparecido, Calderón sin ideas, el equipo víctima de los nervios, fuera de foco... Sergio Rodríguez decidió darle personalidad al juego, no encogerse ante el mayor físico de los argentinos, y su particular trash talk, y poner la directa. Por fin la selección superó un partido a cara de perro, sin tener que lamentarnos por las esquinas de nuestro eterno complejo de víctimas. Luego llegaría la victoria en la final, y los éxitos del combinado en distintas competiciones. Puede que, como selección, ese complejo de inferioridad haya desaparecido definitivamente.

Volviendo a la Euroleague. No sé cuántos años llevamos viendo grandes equipos ACB en la competición. El mejor Baskonia, el engrasado Barça, el identitario Real Madrid, el mejor Málaga... Ninguna de las ecuaciones de los últimos años logró conquistar el trono del baloncesto continental. ¿Problema de plantillas? No lo creo. El Barça tiene probablemente la mejor plantilla de toda Europa. No hay una fisura en un juego que tanto en ataque como en defensa ha deslumbrado por su sincronía y eficacia. Sin embargo, ante el Partizán, en la mítica cancha del Pionir, el equipo pareció una caricatura de sus virtudes. Navarro missing (-1 de valoración), y sólo Lakovic tirando triples para arreglar el desaguisado.


Vale que la cancha impone, que los árbitros se vuelven caseros, que el Partizán defiende al límite de lo legal, pero no es excusa. Por mucho que se quiera impugnar el tiro final de la prórroga, el Barça perdió el partido mucho antes del tiro de Pete Mickeal. Al Madrid, frente al Maccabi, le ocurrió ayer lo mismo en La Mano de Elías. Alan Anderson, y compañía, fundieron las turbinas de un equipo que no carburo en ningún momento, y donde algunos jugadores dieron muestras de impresionante inmadurez. Llull y Velickovic acongojados y Kaukenas tratando de arreglar él sólo la difícil papeleta. Posesiones agotadas en ataque sin lanzar a canasta, falta de confianza en tiros con posiciones claras, y Messina -al más puro estilo Ivanovic- echando la bronca desde la banda. En ambos casos falta de tensión competitiva, e incapacidad de sobreponerse a un ambiente hostil.

Pionir y La Mano de Elías son dos canchas difíciles. El público aprieta mucho, no deja de animar al equipo, y los jugadores locales no tiran la toalla nunca. Dusko Vujosevic, entrenador del Partizán, señalaba"creo que sus jugadores (en referencia al Barça) sucumbieron un poco al ambiente”. No hay duda, el Barça no supo gestionar un ambiente impresionante en Belgrado. Ayer en Tel Aviv el Madrid padeció un mal muy parecido. No supo estar cómodo en una cancha difícil, donde Pini Gershon es el amo y señor de la banda.

Complicada situación para dos equipos construidos para tirar el muro que impide a nuestros equipos llegar y ganar la Euroleague. Quizá una terapia de grupo pueda ayudarles a superar la endémica timidez. Algo que sólo se supera a base de victorias farragosas. Veremos qué ocurre en el Top 16.

PD: Hablando de muros, me sorprendió que ayer en La Mano de Elías, en el primer tiempo muerto, las cheerleaders bailaran al son de una versión de The Wall de Pink Floyd. A pocos kilómetros del pabellón un muro ilegal separa la dignidad de la vergüenza. Lamentable ceguera israelí.

6 comentarios:

MINI MONI dijo...

Gran resumen de la jornda Sr. Rivero. Me ha encantado aquello de q los equipos españoles van de "menos" por Europa. Seran complejos q no tienen otros paises?

Me ha encantado lo de Argentina y Sergio Rdguez. Y si Nocioni mete un triple de 6´25 q suele meter a más de 7? Un "Match Point de Allen cualquiera". SUERTE de muchos. Menos aciertos, si suerte.

Sobre el tapón sobre aro q toca? Lo siento por el Barcelona pero yo hubiera actuado como los árbitros. Lo vi de madrugada en diferido y ni instant replay ni nada. En la FIBA se deja tocar la bola, en la NBA no. Q se aclaren , pero si estoy es FIBA ese palmeo es legal. Lo de q este bajando es lo jodido. Yo creo q esta justo parado el balón. Es una jugada tremenda, eso si. Q no se pueda casi ni resolver con máquinas...para q veas.
Yo soy anti-maquinas en el deporte. Fallan los jugadores debajo del aro?, fallan los entrenadores en sus planteamientos? Pues no pongas maquinas a los árbitros q te cargas este deporte. NO al Instant replay q les lio más todavía y podia haber habido más violencia todavía.
Tienen seis ojos en ese partidos los árbitros, xd.
Cuando el basket se lo carguen por dejar q las decisiones sean rápidas y dinámicas, mal vamos.

Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

Gran comentario G.

Es verdad que si Nocioni mete el triple la historia sería muy distinta. Igual que si el miércoles en Pionir Lakovic llega a enchufar algún triple de la prórroga también todo sería muy distinta.

Pero entonces, en Japón, si no hubiera sido por Sergio habriamos estado fuera del partido en el segundo cuarto.

El problema es que la imagen de Barça y R. Madrid en Euroleague fue nefasta. La misma que solemos mostrar en los partidos calientes. Igual que le ha pasado al Baskonia en anteriores ediciones de la Final Four, o el propio Barça el año pasado frente al CSKA de Messina.

En cuanto al tapón estoy de acuerdo con tu apreciación. Como no podía ser de otra manera :-)

Un saludo, y gracias por el comentario.

Almanzor dijo...

Mucho miedo en esas canchas. Barça y Madrid son dos grandísimos proyectos pero en determinadas cuesta ganar siempre.

Yo espero que el Barça demuestre solvencia y que Ricky esté a la altura de la situación para callar muchas bocas.

Del Madrid, espero algo menos.

saludos

Pirrimarzon dijo...

No sé si soy un antiguo, un rumboso o un contracorriente del baloncesto, pero me parece que lo de las canchas serbias, griegas y hebreas no tiene ni punto de comparación con lo que había antes. Ahí sí había presión del público, tanta que ellos temían por su integridad física (vamos, que se le ponían los webs de corbata). Ahora la gente puede presionar mucho, pero profesionales que están acostumbrados a todas las canchas del mundo... por favor, esa presión es una minucia.

Sobre el tapón: si os digo la verdad, no he visto una sola imagen útil (no pude ver el partido) y no tengo un juicio objetivo. Pero según lo que he leído, el tapón se dio por válido por un jugador del Barça toca la red por debajo, y así se anula cualquier jugada posterior. Me equivoco?

Saludos

profesorguapito dijo...

Tienes razón en todo lo que dices... pero creo que ese complejo ya terminó. Fue en Japón.
Con o sin complejos, es dificil ganar en el Pionir o en La Mano de Elías. Yo diría más, ganar al Partizán en cualquier lado siempre es complicado. Y si no que se lo pregunten al Unicaja el año pasado o al Panathinaikos en éste. Es un equipo que siempre da lo máximo. La prueba es que año tras año se llevan a sus mejores jugadores pero el equipo ahí sigue, dando guerra.
Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

@ Almanzor: A mí me sorprende la determinación de Ricky. A pesar de lo del otro día en Belgrado, creo que no se siente afectado ni con necesidad de reivindicarse. Es un jugadorazo y cada día le veo más maduro.

@ Pirri: Efectivamente las canchas que mencionas ya no son lo que eran, pero tampoco aquí en la ACB. Recuerdo ir a Villalaba con la Demencia y aquello era casi épico, y no digamos al Pabellón del Real Madrid. Aún así el ambiente del otro día en el Pionir era absolutamente impresionante, y me alegro que ya no tiren monedas a la cancha.

Lo que comentas de la red no lo había escuchado.

@ profesorguapito: ¡Qué alegría verte por aquí! Es cierto, lo que comentas del Partizán es para quitarse el sombrero. Hace un par de años vi una oferta de viaje para entrenadores a Belgrado. Incluia visita a los entrenos de la cantera del Partizán, vi varias fotos de las canchas de entreno (todas con el logo del equipo en el círculo central) y unas breves indicaciones de su filosofía, e impresionaba. Lástima que mi precaria economía no me permitió aquél viaje, pero debe ser alucinante el nivel de exigencia para seguir 'fabricando' talentos.

Un saludo a todos, y gracias por los comentarios.

Por cierto, en el artículo del vídeo 'Seis contra Seis' que colgué el otro día (en el que sale Pepu y otros aleccionando sobre la relación de algunos padres con el baloncesto), un "exjudaror desilusionado" del Gran Canarias, Userone, incluye una interesante reflexión.