jueves, 3 de diciembre de 2009

Fernando Martín

Hoy hace 20 años murió Fernando Martín. Muchos medios dedican espacio a recordar la figura de este pivot madrileño que revolucionó el baloncesto de este país. Un pionero en la NBA, en una de las etapas de mayor esplendor de nuestro baloncesto. La época en la que miles de aficionados se acercaron a este deporte, en buena parte por el éxito que supuso la medalla de plata de Los Ángeles 1984.

Fernando Martín en el Magariños, jugando contra el Madrid. Foto: Club Estudiantes

Fernando fue canterano del Estudiantes,donde se incorporó en categoría juvenil en 1978. En la web del club se recuerda su recorrido:

Antes había destacado en balonmano y natación en su colegio, el San José, del que se lo trajo al Ramiro el gerente colegial Fernando Bernal por recomendación de Mariano Bartivas.
Comenzó en el juvenil colegial, a las órdenes de Pablo Casado, que se proclamó campeón de España. Pero Fernando era un ciclón y enseguida Codina le dio la alternativa en el primer equipo.
En él se convirtió en un jugador decisivo, dentro de un quinteto que todo aficionado colegial se sabe recitar de carrerilla (Vicente Gil, López Rodríguez “el Sapo”, García Coll, Slab Jones y el propio Fernando) y fundamental para la consecución de uno de los hitos de la historia de Estudiantes: el subcampeonato de liga de 1980-81.
Pese a ser ya, con sólo 19 años, una estrella de la Liga Nacional, no dejó de jugar con las categorías inferiores: fue subcampeón de España junior en 1980 a las órdenes de Mariano Parra, y terceros en 1981 dirigidos por Antonio Gómez Carra. Su último año con la camiseta colegial. Cuentan sus compañeros de vestuario en el junior que ya era un clamor que Fernando se marcharía.


El periodista Ramon Trecet, otro mito del baloncesto de aquellos años, hace un buen repaso a la trayectoría de Martín, a su carrera y su historia, en su blog. Lo recomiendo por la cercanía del autor al jugador, y porque está por encima de los clásicos homenajes. Habla de una personalidad especial, y las dificultades que supuso el irse a jugar a Portland.

Yo le conocí como aficionado cuando ya jugaba en el Real Madrid. Como todos aquellos que se pasan del Estu al Madrid, Fernando era un enemigo directo de los cánticos de la Demencia y del público colegial. Tengo varias imágenes de aquellos derbys. Martín era un jugador de una intensidad impresionate, y muy protestón con los árbitros lo cuál encendía a la grada. La Demencia gritaba “Ana Obregón menudo pendón” y Fernando miraba con cara de odio absoluto a los dementes. Un jugador caliente, que añadía un plus de emoción a los partidos. En aquellos encuentros, antes de que Drazen Petrovic fichará por el Madrid y cuando la Cibona de Zagreb era la bestia negra del equipo merengue, también se cantaba “Si, si, si, me mola Petrovic”. Otro de los referentes geniales de aquel tiempo de basket. Tengo una mezcla de recuerdos de aquellos partidos. Primero en el Magata y luego en el Palacio de los Deportes.

Por encima de aquellos derbys (en los que podía pasar de todo), y tras su regreso de la NBA, ver sus enfrentamientos con Audie Norris y el Barça era un auténtico lujo. Petrovic ya estaba en el equipo blanco y acaparaba el protagonismo. Sin embargo Fernando seguí ahí, luchando y breando en el poste bajo. Sin ser un genio técnicamente, desarrollaba un juego de espaldas a canasta espectacular. Y Norris era su mejor pareja de baile.

Fernando Martín en Portland

Es cierto que su muerte fue un impacto para todo el mundo. No lo digo por seguir la corriente. Yo entonces era un adolescente y me impresionó. Si no recuerdo mal en el siguiente derby, tras su muerte, la Demencia entregó una placa o unas flores a la familia, y el ambiente de aquel partido fue muy especial. Para el mundo del baloncesto fue un shock.

He tenido suerte de conocer a alguna gente del club que coincidió con él en Estudiantes. Me ha sorprendido positivamente algunas de las cosas que me han contado, de su forma de ser, de qué pensaba de la vida, de una personalidad especial. La relación de Fernando con Estudiantes no terminó el día que se fue al Madrid, aunque muchos lo entendimos así.

La historia de Fernando Martín es, también, la de un canterano del Estudiantes, que con un carácter y unas condiciones físicas impresionantes llegó a la NBA. Algo que parecía entonces imposible.

PD: Hablando de canteranos del Estu, Juanchic, jugador de mi equipo, ha abierto un blog para “ir poniendo las estadisticas de cada uno. También voy a poner algunas de las noticias del equipo”. Una gran iniciativa. Vaya desde aquí mi felicitación. Los tiempos han cambiado, pero el baloncesto sigue.

11 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Cierto lo de que era muy protestón con los árbitros; a mi, que en aquellos míticos Barça-Madrid iba con el Barça, me llegaba a caer mal por ello, pero detalles aparte, Fernando ha sido un mito, un pionero y un enorme jugador de baloncesto.

Estoy seguro de que hay alguien por ahí llamado Audie a quien hoy le vendran recuerdos agridulces a la cabeza...

Como añoro aquellos duelos...

Saludos.

Almanzor dijo...

Nunca pensé que diría esto, pero me gustaría tener unos añitos más para poder haber vivido en directo la carrera de Martín.

Me gusta destacar que las rivalidades deportivas siempre deben quedarse en la cancha y nunca más allá. El aficionado estudiantil lloró la muerte de Fernando tanto o más que el madridista.

Saludos y emotivo homenaje.

Jaime Sirvent dijo...

Todavía recuerdo cuando dieron la noticia, para mí fue un mazazo terrible, era uno de mis ídolos, su muerte fue el inicio del fin para el Madrid durante muchos años, que no volvió a levantar cabeza hasta la llegada de Sabonis.

Como madridista y como amante del baloncesto, fue un mazazo terrible. Anoche de hecho me emocioné mucho viendo el reportaje que le dedicaron en Teledeporte.

Lukkas dijo...

Yo también me acuerdo de la imprudencia de Fernando al volante. Una pena que no se mencione en esta fecha algo tan básico como la educiación vial. Sería un gran jugador de baloncesto, pero hizo algo mal y otros personas sufrieron por su culpa.

Lo siento pero esto también hay que decirlo.

costalgaraldals dijo...

como dices, "el baloncesto sigue" y eso es lo mejor.

drazgon dijo...

Yo siempre recordaré a FM con aquella cara apunto de llorar cuando le señalaban personal...

He añadido tu blog en "baloncestistas"...
Un saludo.

Jacobo Rivero dijo...

@Mo: La pareja Audie-Fernando ha sido la de mayor personalidad de la historia del basket aquí. Quizá los duelos entre Felipe Reyes y Scola tuvieron algún parecido, pero nada que ver con aquella intensidad.

@Almanzor: Galeano escribia hace poco un pasaje sobre la memoria muy bueno. Los que vivimos aquella época tamibén echamos de menos no haber vivido la anterior. En un tiempo todo el mundo recordará el Mundial de Japón, las olimpiada de Pekín, el Eurobasket, a Gasol & Co... Aunque es cierto que fue una gran etapa para el baloncesto.

A diferencia del fútbol en el basket la rivalidad es bastante sana. Aunque en aquella época los Ultra Sur venian a los derbys a pegarnos, y nosotros nos reiamos de ellos...

@Jaime: La verdad es que fue un mazazo tremendo. Me recuerdo incrédulo ante la notica.

@Lukkas: Cierto, FM era un temerario al volante. No era su primer susto, y era conocida su imprudencia al volante. Ayer otra familia lloraba una fecha desgraciada. Quizá habría sido bueno que en alguno de los homenajes se dijera esto, para que nadie lo repita. Aún así no hay que desmerecer el gran jugador que era.

@ Costalgaraldals: Sin duda.

@drazgon: Total. Aquel gesto que parecía que precedía al llanto era típico de Martín. Gracias por añadirme a vuestro blog.

Un saludo a todos y gracias por los comentarios.

Jacobo Rivero dijo...

Por cierto, echad un vistazo a este gran artículo que firma Gonzalo A. Gómez Valcárcel en Basket Confidencial:
http://www.basketconfidencial.com/?articulo/3986

leo dijo...

Aparte del mito. El accidente lo tuvo con un coche en el que viajaba una familia tranquilamente. El padre murio a los pocos días. Era el segundo siniestro total que tuvo con el coche (el anterior con uno que le dejo antonio diaz miguel).
A la otra gente le destrozo la vida.
Si mas.

MINI MONI dijo...

Gracias Jacobo, pero que Ángel te cuente muchisimas más cosas, que él lo vivio TODO!!!. Dile que te cuente la colección de pegatinas de colores de relojes que tenía, jajajaj.

Un abrazo.

Gonzalo A. Gómez.

Jacobo Rivero dijo...

Algo me ha contado de las famosas pegatinas, jejeje

Un saludo y descansa de juntas, que mañana será un día largo para el Estu.