martes, 8 de enero de 2013

Diagnóstico de una Liga y su fotografía

El pasado domingo una nueva polémica rodeó la cobertura de nuestro baloncesto. En el telediario ni una sola palabra de la jornada de la Liga ACB. Lo señalaba Rudy Fernández en su cuenta de twitter y varios aficionados y periodistas se sumaban al debate. Para algunos el motivo era que la jornada no había finalizado en el momento de la emisión del telediario, argumento algo forzado toda vez que hemos visto jornadas de fútbol reseñadas señalando que en ese momento estaban en juego algunos partidos, con o sin imágenes.


Más allá de esta última anécdota las evidencias apuntan a que el baloncesto en televisión anda totalmente fuera de foco, convertido algo así como el famoso jarrón chino del que hablaban Felipe González o Den Xiaoping hace años, “se sabe que tiene valor pero no se sabe muy bien dónde ponerlo”. El permanente cambio de horario televisivo ha generado mareos y rendiciones de una audiencia a la que le cuesta identificarse con un producto que conoce poco o nada.

Esta falta de sintonía es producto de una mala política de marketing de la propia ACB, atrapada en derivas raquíticas de promoción que se han desinflado antes siquiera de ser burbuja. Si uno entra ahora en la tienda online de la Asociación de Clubes de Baloncesto se encontrará con un armario medio vacío con productos que languidecen a precios nada atractivos. Pensar que cualquier equipo de la NBA tiene roperos mucho más sugerentes, sin publicidad y a menor precio nos puede dar una idea de lo insustancial de la oferta. Tras quince temporadas en la ACB será más fácil ver por la calle la camiseta que vestía Juan Carlos Navarro en Memphis que alguna de las que vistió durante años en el Barça.

Los norteamericanos cuando hablan de negocios comentan eso de “visualizar la gran foto”. Algo que parece, visto desde fuera, ajeno a los dieciocho clubes que componen la ACB. ¿Una tienda online con las equipaciones de todos los equipos? Algunos dirán que no es rentable porque no se venden, algo lógico si es a los precios de auténtica estafa con los que normalmente se proyectan. Hace un año la camiseta de Barça de baloncesto, sin ningún nombre ni número y con una publicidad que parece de un producto contra las hemorroides, costaba 70 euros en unos grandes almacenes de Madrid. Las camisetas de equipos menos lustrosos que Real Madrid y Barcelona tampoco son a precios atractivos al capricho ocasional. Hay que ser muy fan para pillarlas.


Lógicamente no es este asunto el que resta protagonismo mediático al baloncesto ACB, ni mucho menos. Hace poco en Barcelona dos compañeros de la prensa que cubren informaciones de basket me comentaban las dificultades que supone seguir al Barça, en el club catalán “piensan más en la comodidad de los jugadores que en los periodistas” señalaban. Brillante razonamiento el de los encargados de la sección. Quizá alguno piense que la táctica de la incomodidad hacia el difusor es perfecta para generar adhesiones, seguidores y aficionados. Desde luego no lo parece. En la NBA uno se mete hasta la cocina y todo son facilidades hacia los periodistas. Desde la seriedad, la empatía y la lógica productiva para todos. Ocurrió en el partido entre USA y la selección española celebrado en julio pasado en el Palau Sant Jordi. Un periodista habitual del fútbol, tras hablar con Kobe Bryant en la misma pista de entrenamiento, decía: “qué gozada trabajar así, que tipo más cercano”. Cercanía o lejanía por obligación y destreza. Nada es espontáneo. En eso la FEB funciona muy bien.

TVE machaca una fórmula con nuestro baloncesto. No sé cuantas medallas después sigue sin funcionar. Ni frío ni calor. El grabar desde un estudio no ayuda, pero tampoco es el único problema. Este año Iturriaga y Manel Comas, en mi opinión dos excentes comunicadores con perfil propio, lo están haciendo muy bien, pero falta algo para redondear el quinteto. Quizá un director de juego con mucho manejo y alguien que la hunda de vez en cuando, quizá recurrir al valioso archivo de RTVE y preparar recursos para los partidos. No lo sé y no seré yo quién diga lo que hay que hacer ahí. Pero parece que algo no termina de encajar.

Quizá en estos tiempos que vivimos, no pasa nada por citar lo que se oye, aunque sea un Palau que cada diez minutos canta 'independençia' jugando contra el Real Madrid. Al televidente no le importa que se nos muestre el paisaje, por muy incómodo que pueda parecer. A nadie nos produjo un trauma saber que cuando se jugaba en Grecia en los '80 los ultras gritaban “españoles vais a morir” o cosas por el estilo. Tampoco por ver que hay un sentimiento mayoritariamente nacionalista en una grada o que en Murcia piden agua.


Se dice mucho: “La calidad de nuestro baloncesto no se mide por las audiencias”. Estamos de acuerdo. Pero la vocación de la ACB no es ser una Coordinadora de ONG's, sino hacer negocio con el baloncesto profesional a la vez que se extiende socialmente nuestro deporte. Algo bueno para todos, para los que están por lo primero y para los que nos complace más lo segundo. Felipe López miembro de la especie de ONG con fines lucrativos que tiene Mr. Stern llamada NBA Cares señalaba en una entrevista que le hice para ACB.com: “Antes de la temporada cada jugador tiene en el contrato un número de visitas que debe realizar dentro del trabajo para la comunidad, porque cada franquicia tiene asignadas las visitas y trabajos que deben hacer con NBA Cares a lo largo de la temporada. Es parte de lo que supone estar en la NBA. Es bueno para todos, porque además muchas de las compañías y patrocinadores que están ligadas a la NBA quieren ver este tipo de intervenciones sociales, porque también favorece a sus intereses e imagen”.

Para reconstruir una cancha o plantar árboles en una comunidad desfavorecida a veces van jugadores de distintos equipos. Allí actúan en nombre de la NBA. La gente de esas zonas entabla una relación con los jugadores. Eso sale en la tele. Al que vende millones de refrescos con la cara de un jugador le interesa que este plante arbolitos y salga por la tele, porque beneficia su imagen. Quizá el padre que fue con su hijo, también para ayudar, le prometa que un día van al campo a verle. Y compren entradas. Y camisetas. Y se vendan refrescos. O quizá no tienen dinero para un ticket, pero les apetece ver ahora a ese jugador en el que no habían reparado y, aunque pasaban del baloncesto hasta ese momento, les apetece ver un partido de ese tío alto por la tele. Y se enganchan.


Ahora hagamos la españolización de la misma secuencia. Un grupo de jugadores de distintos equipos van a hacer obra social al más puro estilo anuncio Actitud Azul. Actúan en nombre de la ACB o Liga Endesa, como se prefiera. La gente pilla cercanía con ellos. No es un anuncio y sale en el telediario. Al que vende biofrutas y a la compañía de teléfonos móviles les viene de perlas porque esos jugadores también salen en su anuncio (aunque sea con camisetas de otras temporadas y equipos). A partir de ahí el resto es evidente. Pero sí ni son accesibles, ni se ven sus camisetas, ni se proyecta con cierta tensión, es complicado. Muchos más si cuando se puede ver por la tele es un domingo por la mañana, horario natural de paternidades soleadas con cañita, periódico y el niño correteando por la acera, o mejor, jugando al basket en El Internado.

Incluso sorteando esos obstáculos no se evitaran otros problemas. Por ejemplo, entender lo que pasa en el campo. Lo cuenta Alonso de Palencia en el último número de la Revista Tú al Ramiro Yo a Badalona, al hilo de un artículo narrando un canastón antológico de David Russell cuando era jugador de la Penya. Los comentaristas del encuentro hacían pedagogía del reglamento. Cierto que entonces este deporte era casi un descubrimiento para buena parte de la sociedad de la época, pero ahora el analfabetismo social alrededor del baloncesto FIBA es mayúsculo.


La necesidad de igualar las reglas a las de la NBA me parece perentoria. Al margen de sesudos análisis tácticos, la evidencia es que no tiene mucha lógica que un mismo deporte se juegue de manera distinta a nivél profesional. No pasa nada por rebajarse un poco la flema, la gran referencia para el público social del baloncesto está al otro lado del atlántico. Por no hablar del concepto de mercado global. El resto de nuestros baloncestos pueden seguir con la misma normativa, porque eso genera un tipo de jugador muy técnico, precisamente algo cada vez más valorado en la NBA. De esos que incluso pueden plantar arbolitos aquí y allí. A partir de ese acuerdo ya nos encargamos entre todos los que tenemos relación con este deporte de alfabetizar a las masas, al más puro estilo Movimiento 26 de Julio si hace falta.

Sería difícil de comprender una deriva colectiva hacia el conformismo cuando hay resultados de la selección; excelentes jugadores; buena organización; un torneo brutal como la Copa; pabellones de lujo con buena entrada; un montón de gente con todo tipo de publicaciones, muy activos en las redes sociales alrededor del deporte de la canasta... Lo decían perfectamente el otro día Comas e Itu, esto es ocio de masas. Habrá que jugar el día de navidad -al fin y al cabo la vida del deportista no es tan larga-, vestirse de reyes magos, construir una cancha en La Cañada Real y poner horarios de televisión decentes. Con lógica colectiva, con los dieciocho clubes, con la Asociación de Jugadores y con todos los que vamos detrás.

Lo que no quita un ápice para que algunos prefiramos recogernos en el disfrute del BA-LON-CES-TO más minoritario, ese que se ve un fin de semana en un pabellón gélido con cuatro más en la grada, con un reglamento que beneficia más la formación que el espectáculo y sin la tontería de tirar los tapones de las botellas a la entrada de los pabellones por culpa de la Ley del Deporte. Un plan que, por cierto, a mí me suena incluso mejor que el de “la gran fotografía”.

PD: Ya habrá tiempo de fliparse con la ACB League Pass.

21 comentarios:

Marcos dijo...

Gran entrada, por poner un "pero", te diría que no dejas espacio para comentar porque ya lo has dicho todo ;-)
Hace tiempo preguntaste en twitter de quien era la culpa de las bajas audiencias del basket en TVE, y yo dije que de la ACB. Lo mantengo.
TVE cogió un producto a precio de saldo, perfecto para rellenar parrilla. Poco más. Es la ACB la que tiene que vender su producto, y eso ó no quiere o no sabe hacerlo, lo cual pudiendo "copiar" al compañero, es de una ineptitud sonrojante.
Empezando por firmar acuerdos beneficiosos para la propia ACB, y no para el resto. Endesa ha salido ganando con la "actitud azul" pero...¿el baloncesto?, TVE ha salido ganando con la ACB(al menos no ha perdido nada), pero ¿el baloncesto?....lo dicho, si en la ACB son unos ineptos poco se puede esperar.
Los pabellones están llenos, la NBA cada vez se sigue más (a horas intempestivas), los jugadores españoles con conocidos por personas, incluso, ajenas al baloncesto...lo tenemos todo y no aprovechan nada.
En fin, como tu dices, a mi me basta y sobra con ver a mi hijo hacer sus pinitos en minibasket, o ver a cadetes y juniors disfrutar en torneos navideños en pabellones más o menos gélidos con olor a zapatilla, lilimento y parquet ...pero no deja de ser triste la situación del baloncesto profesional, más que nada porque para que la base se mantenga es necesario un espejo en los mayores...
saludos

marta dijo...

Pués si cierto es que poco margen dejas para el debate.Has hecho analisis radiografía y diagnostico.Pués por seguir con términos médicos queda aplicar un tratamiento.
Me temo que estamos en manos de malos profesionales para ello.Las declaraciones de Agustí sobre la consolidación de la liga endesa como un producto deportivo totalmente global cuando no han sido capaces de consolidarlo a nivel nacional me hacen pensar que eL baloncesto no interesa como deporte.Gestos económicos que benefician a Endesa a Tve y supongo que a la ACB no se en que medida.

Respecto a tu P.D.Crees que sería una buena fórmula? A mi me encantaría peo para ello habría que promocionar el producto y precisamente eso es lo que no saben hacer.Sería posible la convivencia entre las dos fórmulas?.La ya existente y la ACB League Pass al menos en los inicios?

No sé soy una ignorante del tema y como Marcos tú y miles de aficionados seguiremos disfrutando viendo a nuestros hijos jugando en un pabellón y reorganizando nuestras vidas cada domingo cada sábado a capricho del horario en que tengan a bién retransmitirnos el partido.
Un saludo Jacobo y las ilustraciones como decimos en Asturias "un puntazu" me encantan.

costalgaraldals dijo...

No puedo aportar soluciones, no se como se soluciona ... la verdad.
Leerte me hace recordar un charla con un compañero que trabajaba en la ACB:
- Me dijo que intentaba hacer videos de los resumenes de partidos o de algun jugador un poco "novedosos" o fuera de los "caches" establecidos ... y la respuesta de su superior siempre era "NO".
Esto no se si realmente importa, pero dice mucho de como se trabaja en la ACB, pocas innovaciones, dejando todo muy cuadriculado y falto de esa chispa que pueda hacer canviar las cosas.
PD: Sigo con mi camiseta de la "Penya" de Badalona con el patrocinador "Seven 7up" .. ya que son prohibitivos los precios por una samarra de mi querido club.

Marcos dijo...

@marta yes asturiana?, jajaja, desde luego Gallegos los habrá en la Luna, pero asturianos estamos en todas partes !!!!

@costalgaraldals también es una buena opción ir a algún "outlet". Este pasado verano yo encontré la equipación del Estudiantes 11/12 a precios ridículos en el outlet de el Corte Ingles en Madrid

adiskide dijo...

pero es que hasta lo Minoritario es complementario...

Si los Clubs ACB-LEB ( otro gran debate divertido) tejieran más y mejores redes con sus "canteras" el flujo de público para toda índole crecería...

Y si en fútbol nos interesa como se llama y como juega el futuro infantil de turno de un club de elite o como va el Barakaldo o el Real Oviedo de turno, ya se que a día de hoy no es comparable...pero porque no trabajar esa vinculación y esa difusión de información de categorias o clubs de formación... si mantienes la red , la red crece , se retroalimenta , interconecta...

y a día de hoy, la información circula por todas las esquinas, moviles y redes sociales, el coste de su generación es practicamente nulo y el ingenio humano es insospechado...
De que serian capaces clubs y aficionados con algo de apoyo de esas "acciones-sociales y marketing" de los grandes clubs y ACB.


En CCAA por ej como Catalunya con una gran masa social vinculada a la práctica del basquet ya existen ideas así...


Falta el motor sin duda, que debería partir de clubs, medios y la organización que son los principales organizados, pero después... poco más hay que inventar, Cordinar y Organizar lo que ya existe...

Hay ya demasiada gente, haciendo demasiadas cosas buenas , solo falta conocerlas.

adiskide dijo...

pero es que hasta lo Minoritario es complementario...

Si los Clubs ACB-LEB ( otro gran debate divertido) tejieran más y mejores redes con sus "canteras" el flujo de público para toda índole crecería...

Y si en fútbol nos interesa como se llama y como juega el futuro infantil de turno de un club de elite o como va el Barakaldo o el Real Oviedo de turno, ya se que a día de hoy no es comparable...pero porque no trabajar esa vinculación y esa difusión de información de categorias o clubs de formación... si mantienes la red , la red crece , se retroalimenta , interconecta...

y a día de hoy, la información circula por todas las esquinas, moviles y redes sociales, el coste de su generación es practicamente nulo y el ingenio humano es insospechado...
De que serian capaces clubs y aficionados con algo de apoyo de esas "acciones-sociales y marketing" de los grandes clubs y ACB.


En CCAA por ej como Catalunya con una gran masa social vinculada a la práctica del basquet ya existen ideas así...


Falta el motor sin duda, que debería partir de clubs, medios y la organización que son los principales organizados, pero después... poco más hay que inventar, Cordinar y Organizar lo que ya existe...

Hay ya demasiada gente, haciendo demasiadas cosas buenas , solo falta conocerlas.

MINI MONI dijo...

PD: Ya habrá tiempo de fliparse con la ACB League Pass.The END.

jajajajajajjajajajajaja.

El final me ha roto la "caja", jajaja. Por haberlo seguido en twitter...por eso me, DESCOJONO!!!

marta dijo...

@Marcos que alegría otro asturiano en el blog de Jacobo Aquí estoy de vuelta nuevamente en mi tierra después de varios anios echándola mucho de menos.Echando de menos nuestro mar nuestra montania y nuestra sidriiinaaaa.
A Jacobo hace tiempo y atraves de baketconfidencial lo invité a pasarse por aquí(puede que no se acuerde).Lo mismo te digo...ya sabes donde estoy.En todas partes en los sitios más insospechados te encuentras a un Asturiano.Bueno Jacobo no aportaríamos gran cosa a este debate pero el encuentro ha sido muy agradable asique te lo agradezco.
Saludos Marcos y Puxe Aaturies!!!(perdón por la efusividad pero es que yo soy muy asturiana jeje)

Marcos dijo...

@Marta me uno a esa invitación a Jacobo, aunque ya sabes que en nuestra tierra, pocos y mal avenidos, al menos en lo que a baloncesto se refiere ...una pena, pero un placer saludarte.

Jorge (alerotirador) dijo...

Si tantos vemos los males, ¿cómo es posible que los responsables no los vean?

Quizás haya algo que se nos escape, porque llámame ingenuo, pero no puede ser que la gente de la ACB no se dé cuenta de nada y tire piedras contra su propio tejado.

Pero la pela es la pela, y si en la NBA todo está cuidado al detalle es porque hay dinero, independientemente de que además se utilice mejor o peor los recursos disponibles.

En cuanto al reglamento, totalmente de acuerdo. Es una locura para todos, incluso para quienes tenemos ciertas nociones y seguimos la mayoría de competiciones.

Habrá que hacer un 15-M del baloncesto al paso que vamos :)

Saludos.

Víctor Colmenarejo García dijo...

Defiendes el no omitir en televisión nada de ninguna índole que suceda en los pabellones (por ejemplo, cánticos independentistas). Si yo montase un partido político de cualquier índole, lo primero que haría sería comprar un montón de entradas de partidos televisados y plantarme allí con 100 primos ruidosos y bien equipados para dar el cante. Oye, ¡qué manera tan baratita y sencilla de conseguir visibilidad en una cadena nacional! Para salir nombrado en el telediario necesitas medio millón de votos, pero para que te den coba en la retransmisión de la misma cadena sólo hacen falta 600 euros para entradas de basket. Imaginemos por ejemplo que Falange, un partido político que gracias a dios tiene nula visibilidad en la televisión nacional (la que merece por los votos obtenidos), según tu razonamiento tiene el mismo derecho que cualquiera a hacer ruido en un pabellón de basket y recibir atención de la tele... Yo creo que no. Como no soy quien para decir quién sí y quién no, mejor ninguno. Política en recintos deportivos, no gracias.

Jacobo Rivero dijo...

@Victor Colmenarajeo García: Me temo que te quedas con la anécdota, lo importante del debate es el fondo. Y no digo nada de política y deporte, que sería otro largo debate, lo que digo es que el periodista esta obligado a contarlo. Porque es nuestra profesión, puede ser la independencia o puede ser cuando en los partidos del UCAM reclaman "agua para Murcia". Podemos poner casos estremos o esperpénticos. En cualquiera de ellos no me parece mal que el periodista informe de lo que pasa. Nos parezca bien, regular o mal. Lo que no tiene sentido es que lo escuche el telespectador y para el narrador ni siquiera merezca un comentario. Así es difícil creer en lo que se cuenta. Insisto, los entornos narrados de las míticas canchas de Grecia y Yugoslavia era parte del encanto de ponerse delante de un televisor a ver un partido en los '80.

Un saludo y muchas gracias a todos por los comentarios.

Víctor Colmenarejo dijo...

Estoy de acuerdo en que no hay que cortar o bajar el sonido ambiente porque al productor no le guste lo que escuche, en eso estoy de acuerdo. Por ejemplo, me pareció mal cuando TVE en una final de Copa del Rey Barca-Athletic subió el volumen del himno y bajó el del sonido ambiente. Pero me hubiese parecido mal si por ejemplo los narradores hubiesen perdido 3 minutos en comentar el asunto, cuando hay una final de Copa en juego. Resumiendo, yo lo que pido es hacer lo de siempre. Creo que nuestros puntos de vista no andan tan lejanos. Por cierto, estoy bastante de acuerdo con el resto del artículo, sobre el estado de la ACB. Para mí hay dos síntoma para la esperanza. Uno, la asistencia a los pabellones mantiene la salud, una media de casi 6.000 espectadores por encuentro. Dos, la audiencia de Orange Arena demuestra que hay bastante gente (además joven) que sigue la ACB aunque no encienda la TV.

Anónimo dijo...

Cada día se parece usted más a Carlos Manuel Pellecer, con excepción por supuesto del maquillaje final antes de la P.d.

grada14 dijo...

La cobertura del baloncesto en TV deja muchísimo que desear y creo que es una culpa a repartir entre muchos, clubes, liga, televisiones pero por encima de todos, para mi, la ACB es quien debe acarrear mas peso. Tras el boom del baloncesto en los 80 la atención ha ido en picado y ni siquiera la aparición de los júniors de oro y los títulos de la selección se han usado como lanzadera para recuperar la atención del publico y los medios. España es un país fútbolero pero con una gran pasión por el baloncesto, de ahí el altísimo numero de licencias y los éxitos en categorías inferiores, sin embargo la falta de continuidad en los horarios días de competición juega muy en contra del seguimiento por parte de los medios.
Gran articulo, un placer leerlo.

Jacobo Rivero dijo...

@Marcos: Triste porque se puede ir por el desagüe estando en lo más alto y con una oportunidad única para hacer de este un país, en parte, de baloncesto.

@marta: Efectivamente el PD era una ilusión que circulaba por twitter como posibilidad. Algo impensable porque como dices se trata de un producto que no es sólido a nivél local como para venderlo al mercado global.

@costalgaraldals: Gran camiseta, sería imposible pensar en ediciones retro.

@adiskide: Efectivamente, coordinar y organizar. Ni más ni menos.

@Jorge: Sin duda, habrá que hacerlo ;-)

@Victor: Estoy seguro de que estamos más cerca de lo que parece.

@Anónimo: ¿El de Guatemala? Me perdido pero si es el que pienso era un tipo curioso que devino en personaje algo grotesco ;-).

@grada14: El baile de horarios es uno de los desastres. Pero para mí el peor es el conformismo.

Un saludo y muchas gracias por los comentarios.

Alberto Espinosa dijo...

Hola.

Soy Alberto Espinosa, autor del blog Cultura NBA (http://culturanbacom.blogspot.com.es/). El motivo de este email es ofrecerle la posibilidad de llevar a cabo un intercambio de enlaces con su blog, de modo que el suyo aparecería en mi blogroll y viceversa.

Cultura NBA proyecta, a día de hoy, unas 3000 visitas mensuales con tan sólo unas semanas de vida. El crecimiento está siendo bastante aceptable y creo que podemos servirnos de ayuda mutua.

Asimismo, le propongo que enlace mi contenido a su web, incluyendo un enlace al post de mi blog que quiera usar. Eso le ayudará a mantener su web actualizada y le proporcionará contenido.

Si se le ocurre otra forma de colaboración, estaré encantado de escuchar.

Reciba un muy cordial saludo.

pronosticos baloncesto dijo...

Yo despues de lo de ayer que en TDP repiten el partido Madrid-Barça en vez de dar el Caja Laboral - CAI...

Adrián Arboleya dijo...

Genial Artículo! He escrito yo este a un nivel mucho más bajo, hablando de las gestión de contenidos de la ACB y la carencia de la busqueda del aficionado que muy bien describes tu con el ejemplo de NBACares http://tubaloncesto.es/que-le-falta-a-la-acb-para-ser-nba/

Adrián Arboleya dijo...

Genial Artículo! He escrito yo este a un nivel mucho más bajo, hablando de las gestión de contenidos de la ACB y la carencia de la busqueda del aficionado que muy bien describes tu con el ejemplo de NBACares http://tubaloncesto.es/que-le-falta-a-la-acb-para-ser-nba/

Anónimo dijo...

¿ Iturriaga buen comentarista? Excesivo halago me parece.
Qué decir de Joe Arlauckas, a quien no se le entiende.
Tampoco le entendía nada a Javier Imbroda.
Desde el momento en que tienes de locutores a personas a quien no se les entiende, ya nada puede salir bien...