martes, 8 de noviembre de 2011

La pasión turca

Hace poco más de un año un escándalo mayúsculo afecto al fútbol turco. Los clubes más importantes se vieron envueltos en una trama de compra de partidos que llevaba años desarrollándose con total impunidad. Cerca de 80 personas se vieron envueltas en el proceso, que concluyó con veintiséis personas en prisión preventiva, la más relevante de todas ellas Aziz Yildirim, el presidente del Fenerbahçe. La polémica también salpicó al baloncesto, toda vez que los tres grandes clubes, Fenerbahçe, Galatasaray, y Besiktas tienen sus correspondientes secciones de basket.


En Turquía las pasiones deportivas tienen muchos matices. El Fenerbahçe es conocido por su fervor nacionalista, el equipo de la parte asiática de Estambul tiene el dudoso honor de contar entre sus aficionados con simpatizantes del grupo Lobos Grises, una organización paramilitar de extrema derecha nacionalista que surgió en Turquía en los años '60, y de la que formó parte Mehmet Ali Ağca. Por su parte el Galatasary nació en el Estambul europeo, y sus orígenes están en la elite universitaria que estaba unida a la educación francesa. El Galatasaray fue el club pionero del baloncesto turco, que se introdujo en el país en 1911. Curiosamente Abdullah Ocalan, líder encarcelado de la guerrilla kurda del PKK se declaró admirador de la sección de fútbol del equipo, así que muchos kurdos son seguidores del equipo. Por su parte el Beşiktaş Jimnastik Kulübü, es el equipo del barrio de Besiktas, también en la parte europea de Estambul, y en su orígen (1903) fue un club de lucha, boxeo, halterofilia y gimnasia, que más tarde incorporó el fútbol y el baloncesto, entre otras disciplinas, a su repertorio deportivo. Su hinchada más famosa es el grupo Carsi, de tendencia izquierdista.

Cuando surgió la noticia de la corrupción de los dirigentes de los tres clubes, sólo los hinchas del Besiktas se manifestaron de forma mayoritaria en contra de cualquier práctica antideportiva que sirviera para ganar títulos y campeonatos. Eso no significa que los hinchas sean unos angelitos ni que estén libres de impresentables, pero varias personas me comentaron que al menos había cierta ética en una afición, que, como se puede ver en este vídeo del último partido, vive sus colores de una forma intensa.



El pasado 6 de noviembre asistí al derbi entre Besiktas y Fenerbahçe. Las hinchadas habían llegado a un pacto de no agresión, tan sencillo que ninguna asistiría al partido en campo contrario, así que el encuentro celebrado en el Sinan Erdem Spor Salonu sólo contó con la afición local. Más de diez mil personas entregadas a su equipo, cantando de forma armonía “Gucune gúc katmaya peldik formanda ter olnaya geldik Besiktas seninle ülmeye geldik” (algo así como: 'hemos venido a añadir fuerza a tu fuerza, hemos venido a ser el sudor de tu camiseta, Besiktas hemos venido a morir contigo') sin apenas descanso.

En un ambiente sensacional viví una experiencia de baloncesto única. Si bien es cierto que el público sentía más los colores que la calidad del juego, y que las camisetas de Guti o Quaresma era mayoría, ver una afición tan entregada, sin necesidad de cheerleaders ni florituras, y con un despliegue televisivo enorme, fue genial. Ganó Besiktas (83-78) con una impresionante actuación de Deron Williams, el base de los Nets que ha decidido vivir en Turquía mientras la NBA languidece en el barbecho provocado por el lockout, y que estuvo acompañado por unos brillantes Marcelus Kemp y Zoran Erceg.

Hay mucho que contar de estos días en Turquía (más allá de corruptelas chusqueras), de cómo se vive el baloncesto allí, y de cómo se promociona una liga turca que es cosa de pocos equipos, pero que, a pesar de vivir a la sombra del fútbol, tiene un hueco muy importante en la sociedad.


Como de tiempos no ando muy sobrado, os dejo aquí este aperitivo, la entrevista que hice a Deron Williams y que publicó el diario ABC el lunes 7 de noviembre en su edición impresa y digital.

En breve algunos documentos más. Görüşürüz (hasta pronto)

10 comentarios:

Ferrán Blasco dijo...

Hola Jacobo!!
Qué tal en esa maravillosa parte del planeta? Tengo muy buenos recuerdos de mi viaje por allí (me permito afirmarlo documentalmente http://ferranblasco.blogspot.com/2011/09/dos-estados-de-flujo-flujo-dos.html ). Has ido al Festival de Jazz? a ver si te cuentas algo. A pesar de que me gusta mucho la música étnica (es una etiqueta que me sirve para diferenciar las músicas World o de folklores asiáticos o africanos) no tengo nada turco, si descubres algo interesante para compartir, soy todo oídos (nunca mejor dicho).
Un saludo desde este tristón país (época preelectoral como sabes, y sin ninguna emoción por mi parte)

Jacobo Rivero dijo...

@Ferrán Blasco: Literalmente me he enamorado de Estambul, aunque quede un bastante hortera decirlo así. El festival no pude catarlo, pero intenté acercarme algo al jazz de allí yendo a un bar llamado Mitanni (en el barrio de Cihangir)que lo lleva un trio de jazz que se llama "The Lazy Trio", y donde hay conciertos en directo y un ambiente bastante agradable (aunque los gin tonics no son muy finos).

Hay muchos grupos de jazz turco, me han comentado algo de Atilla Engin, Can Cankaya Quartet, Okay Temiz, pero básicamente hay que investigar... En ese proceso estoy, así que te voy contando.

Una buena amiga me recomienda esta radio para seguir los avatares de la música turca de calidad:

http://www.acikradyo.com.tr/default.aspx?_mv=la&cat=407

Un saludo y gracias por el comentario.

sraly dijo...

Ya no sólo lo que cuentas, sino cómo lo cuentas. Eso provoca la necesidad de querer acompañarte en tu viaje por Estambul agarrado a Sputnik. Dar vueltas por la vida, el baloncesto y la amistad.

Gracias, Jacobo

omenendez dijo...

Otra razón por la que los kurdos adoran al Galatasaray está en los colores. Amarillo y rojo, que son los del equipo añaden el verde cuando caen al cesped, y conforman los tres colores kurdos.
Hace años me contaban que una parte de la grada rugía cuando el primer jugador del Galatasaray caía al cesped.

costalgaraldals dijo...

Pasion a raudales me trasmites Jacobo ¡¡¡
Envidia sana tengo de ti, esperamos mas cronicas con ansiedad.
Un gran detalle el de la hinchada del Besitkas.
Garusuduz ¡¡¡¡ o como se diga ¡¡¡

Almanzor dijo...

Merhaba!! Tengo una amiga turca que me fue enseñando turco poco a poco mientras yo le enseñaba español con acento andaluz. La chica sigue viviendo en Sevilla y de allí no hay quien la saque. Aunque era de Antalya, al sur, vivía en Estambul y era gran aficionada al Besiktas.En una cena coincidimos con ella y sus dos amigos, uno de Fenerbace y otro del Galatasaray.

El deporte turco siempre ha estado muy centrado en los deportes de lucha y con el fútbol como motor desde mediado de los 90. Un país que en menos de 10 años ha calado medalla en mundial de fútbol y baloncesto y del que todavía reconocemos más la agresividad de sus aficiones que su capacidad para trabajar con los jóvenes en ambos deportes.

Espero más historias de Estambul!

Jacobo Rivero dijo...

@sraly: Un gin tonic de por medio y cuento mejor las cosas, en directo. Gracias a ti también, lo sabes.

@omenendez: Muy bueno, no había caído. Por cierto que en estos días el tema kurdo esta que arde, pero aquí el gramo de noticia sobre ese conflicto no vale un euro, así que sin dinero no hay información. Bonito tiempo el que vivimos del periodismo fast food globalizado.

@costalgaraldals: Bonito detalle y lamentablemente poco común, en Turquía o donde sea. Afortunadamente quedan islas, las del Besiktas -en parte- parece una de ellas.

@Almanzor: Tres amigos, uno del Fenerbahçe, uno del Galatasaray, y otro del Besiktas. Parece mentira pero es cierto. Afortunadamente el género humano todavía deja huecos para la esperanza.

El deporte en Turquía tiene un componente de pasión que ya quisiera yo para estos lares, no confundir con agresividad obviamente.

Un saludos a todos, y muchas gracias por los comentarios.

playacb dijo...

Nuevo juego online de baloncesto basado en la liga ACB Endesa

www.playacb.com

Mo Sweat dijo...

Gran entrevista, si señor, aunque no me ha gustado el tono de su última respuesta... Típico, eso sí.

Haces que simpatice más con la afición del Besiktas que con las de sus rivales; ¿Sería la afición del Besiktas la equivalente a la del Estu en España?

Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

@playacb: Gracias por la info.

@Mo: La afición del Estu multiplicada (en cuanto a intensidad) por 10.000, en lo político-social muy parecido. Besiktas tiene una importante cantera. En la grada había algunas pancartas pacifistas y otras del equipo de fútbol de Hamburgo del St. Pauli que tiene una historia muy especial (conocí a varios turcos muy fans del St.Pauli).

Deron Williams es un poco prepotente, pero en la cancha simplemente me maravilló.

Un saludo y gracias por los comentarios.