jueves, 1 de septiembre de 2011

La incógnita de Lituania

Hace ahora exactamente cinco años la selección de baloncesto logró su mayor éxito deportivo. El Mundial de Japón supuso la consolidación de un grupo de jugadores que ha trasformado la visión que hasta entonces se tenía sobre la participación de selecciones españolas en campeonatos internacionales.


Aquella victoria fue anterior al fenómeno futbolero de la Roja, y abrió el tarro de las esencias de la calidad combinada con el buen juego, algo no siempre habitual en el deporte. Desde entonces hasta ahora la selección de baloncesto ganó una medalla de plata en un Eurobasket celebrado un año después en Madrid; otra medalla de plata en las Olimpiadas de Pekín 2008, en una final que supuso uno de los partidos más memorables de baloncesto de todos los tiempos; una medalla de oro en el Eurobasket de Polonia celebrado en el 2009; y un sexto puesto en el Mundial celebrado el año pasado en Turquía.

Desde aquel día en el Saitama Super Arena de Japón tres entrenadores han dirigido al equipo en el banquillo: Pepu Hernández, Aito García Reneses, y, tras las Olimpiadas de Pekín y hasta el día de hoy, Sergio Scariolo. Aunque cada uno ha tenido su estilo, lo cierto es que la selección no ha recuperado la frescura que tuvo en aquella experiencia asiática, pero sí ha demostrado tener una plantilla con suficientes garantías para aspirar siempre a lo máximo en las competiciones que ha disputado.

Los Gasol, Navarro, Rudy Fernández, Calderón, Ricky Rubio y Felipe Reyes forman un septeto de calidad impresionante. Si además sumamos la incorporación del pívot nacionalizado por la vía de un Consejo de Ministros, Serge Ibaka, el poderío es incontestable. Salvo Felipe, el resto juega o ha jugado en la NBA, un dato impensable no hace tanto tiempo. Pero que las piezas sean de lujo no te asegura que el resultado sea el esperado.

Ocurrió en la última cita, en el Mundial de Turquía, cuando un triple desde nueve metros del base serbio Milos Teodosic dejó al descubierto algunas de las vergüenzas del equipo español, relegando al equipo que partía como favorito a una plaza menor.

Como ocurrió en el torneo de Japón, en Lituania participarán 24 equipos, esta vez sólo continentales. Una competición más abierta de lo habitual, en la que alcanzar un ritmo de juego estable cuanto antes puede ser requisito necesario para que los equipos logren el premio de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un privilegio que sólo tendrán asegurado los dos primeros equipos del campeonato, y que ha supuesto que para este Eurobasket muchos europeos en la NBA se hayan animado a participar. Nunca antes tantos jugadores de la liga estadounidense participaron en un torneo europeo, algo a lo que probablemente también ha contribuido el lockout que soporta la liga que dirige David Stern.

La anfitriona, junto con Francia, Turquía, Serbia, Rusia, además de España, parten como favoritas. Grecia, Alemania, e Italia son equipos que habrá que tener en cuenta, y hay un numeroso pelotón que puede dar la sorpresa amparado en un anonimato que los beneficia. Todo dependerá de cómo se vayan resolviendo los cruces de la competición a partir de que empiece la fase final del campeonato. La selección de Scariolo será probablemente la que muestre un juego interior más sólido, pero la tradición europea de artillería fina desde el tiro exterior puede dar algún susto a cualquiera.

Sea como fuere hay un dato incontestable, la selección es el equipo con mejor palmarés de la última década en Europa, tiene un grupo experimentado en competiciones internacionales, y tiene la necesidad perentoria de clasificarse por la vía directa a las Olimpiadas. Motivos suficientes para creer que puede sumarse al carro de éxitos que lleva acumulando la Federación Española de Baloncesto durante todo el verano, nada menos que siete medallas en diferentes campeonatos de formación.

Una de las dudas que genera el equipo de Scariolo es saber si los jugadores actúan en sintonía con el entrenador, un asunto que se puso en cuestión durante el anterior Europeo de Polonia –en el que, tras una primera fase desastrosa, los jugadores hicieron una reclamación a favor de una mayor libertad en el juego, acabando el campeonato con la medalla de oro colgada al cuello–, y si han desaparecido los efectos de la eliminación en Turquía.

La otra incógnita será saber si se puede recuperar a toda la masa de aficionados que se ilusionaron con las sensaciones que transmitió el equipo que dirigía Pepu en Japón, aquel que hizo de la humildad y la cooperación una de sus mejores armas competitivas. Algo que casa mal con las excesivas expectativas mediáticas y las etiquetas rimbombantes. En definitiva, lo que falta por saber es qué versión del equipo veremos en Lituania.

PD: Este artículo lo he publicado a modo de previa en el periódico Diagonal, antes de disputarse el primer partido contra Polonia, con el título de El Eurobasket de las incógnitas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Como a los que andamos por este blog nos apasiona el baloncesto quería comentarios la idea de un nuevo proyecto para jóvenes promesas de este deporte.
Bankia y la Federación Española de Baloncesto quieren dar la oportunidad a jóvenes de 12 a 16 años para demostrar su talento y aprender de los mejores.
Me parece una buenísima oportunidad para ellos, ojalá yo en mis tiempos me hubiera podido apuntar a algo asi jeje.
Os dejo un enlace con información http://www.facebook.com/TheZone2014?sk=info

costalgaraldals dijo...

Miro a la selección y sí ... veo los mismos nombres que en la "epoca dorada" que hemos vivido, con añadidos de gran calidad ... pero me preocupa ese aire un pelín prepotente que "noto" en algún anuncio, no tengo "feeling", no me trasmiten buenas vibraciones.
No veo a esa selección de antaño, entregada en defensa y solidaría en ataque, no sé si es por Scariolo, no sé... demasiadas dudas y eso no me gusta. Espero que la Selección me tape la boca, me emocione de nuevo y me haga disfrutar del deporte más fabuloso del Planeta ... porque pueden.

Jacobo Rivero dijo...

@Anónimo: Me parece muy interesante la iniciativa, en unos días os escribo detenidamente.

@costalgaraldals: Suscribo una por una todas tus palabras. Siento exactamente los mismo. Ojala me tape la boca la selección.

Un saludo, y gracias por los comentarios.

Almanzor dijo...

Nos la pegamos duramente en Sidney, con una mini aparición de Navarro y Raúl que ya entonces pareció insuficiente. Y a partir de ahí, se dio rienda suelta al talento de un grupo joven que venía acostumbrado a ganarlo todo. No sólo Pau y Navarro, sino Felipe, Calderón, Cabezas, Berni, alguna aparición creo recordar de Antonio Bueno y Raúl en los últimos años. Mumbrú y Garbajosa eran jugadores que habían recibido muchos palos en sus primeros años, Sergio y Rudy era el futuro y hasta Marc llegó a punto de firmar por algún equipo de LEB ese verano. Se jugó como equipo, con intensidad defensiva, frescura en ataque y se ganó la final sin Pau. Pensar hoy día en una España sin Gasol da miedo.

Pero más miedo me dan las etiquetas, el caciquismo, la prepotencia, la falsa humildad, el trato de favor, las palabras repetitivas, etc... Podemos ganar este Eurobasket, pero la sensación que transmite no es la que todos esperamos.

Saludos

marta dijo...

Parece que estamos todos en la misma linea de desencanto.
He visto todos los partidos de la selección,no se sí Scariolo está en el Eurobasket o en la pasarela cibeles,no transmie absolutamente nada y respecto a los jugadores,parecen desmotivados,cada partido me supone un desgaste tremendo,a ver si... parece que ya arrancamos,nada... descontrol,falta de concntración,prepotencia otorgada a unos jugadores por parte de los comentaristas de la sexta,joder que jueguen dos no? a ver que pasa.
No me parece justo lo que se está haciendo con Calderón,con Sada...no entiendo porque el seleccionador no es capaz de hacer que Ibaka se integre.No hay grupo humano o no tenemos a la persona adecuada que sepa crear equipo.
No estamos disfrutando,tenemos los mejores ingredientes pero un mal cocinero.
Yo soy fiel a la selección,los seguiré viendo esperanzada y seguiré desgastandome cada partido.Ojalá ganen el eurobasket y ojalá y mas importante nos devuelvan la ilusión,la emoción y el respeto que estamos deseando sentir por ellos.

Jacobo Rivero dijo...

@Almazor: Sin Pau fue el Mundial de Turquía y la impresión es que sin él tenemos mucho miedo.

@marta: Creo que muchos estamos en la misma situación queremos que gane la selección con un juego bonito que trasmita sensaciones, pero eso no llega. Se ganan partidos más por oficio que por mérito, y el juego no engancha.

Me temo que seguimos en la línea de poder ganar sin despeinarnos, pero jugando feo, o caer eliminados en un día tonto, para decepción del público del basket que ve como una masa que puso atención a partir de lo ocurrido en Japón 2006 se va alejando...

Un saludo, y gracias por los comentarios.