martes, 3 de mayo de 2011

Uptown Bronx (NYC II)

En el cine hay dos versiones de la película The Taking of Pelham 1,2,3, una de 1974 y otra del 2009. Ambas tienen el mismo argumento, el secuestro de un vagón de metro neoyorquino a cargo de una banda que amenaza con matar a los pasajeros. Como suele ocurrir en estos casos, el remake no estaba a la altura de la original, además de contar la primera con actores como Walter Matthau, Robert Shaw, o Hector Elizondo que mejoraban a Denzel Washington y, especialmente, a John Travolta. Pocas películas reflejan el caos en que se puede convertir una día cualquiera, en una gran ciudad como Nueva York.


Pelham Parkway está en la zona este del Bronx, y, como ocurre con la película, muchas son las diferencias entre la realidad de los años '70 y la actual. Sólo el metro mantiene el mismo aspecto de antaño, pero sin la inundación de graffitis de otras épocas. El Bronx es uno de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York, y está poblado por algo más de un millón de personas, donde habitan distintas comunidades. Se dice que en el Bronx nació el Hip Hop, y en su cementerio están enterrados, entre otros, ilustres como Duke Ellington o Miles Davis.

Lehman College es una universidad situada en el Bronx, casi al final de la línea 4 que pasa en su recorrido por uno de los grandes iconos de la ciudad y de la zona, el Yankee Stadium de béisbol. La influencia latina alrededor del Lehman College es notable, y según el coach Wolfgang Lucena “el 70% de sus alumnos son de origen hispano”.

Coach Lucena en Lehman College

Wolfgang Lucena es un entrenador venezolano que lleva 17 años en Estados Unidos. Obtuvo el anillo de campeón de baloncesto masculino en el año 2004 de la conferencia Ciudad Universitaria de Nueva York, y en el 2008 fue campeón de Voleibol femenino de la misma conferencia (Bronx Community College). Coach Lucena es también poseedor del premio Ship Salvestrini por su valiosa ayuda al Departamento atlético del Lehman College, además recibió en EEUU el premio Héroes Anónimos de la comunidad hispana de Nueva York, otorgado por las empresas NBC, McDonald´s y la cadena Telemundo 47.

Lucena ayuda a estudiantes en la obtención de becas deportivas. “Hay muchas posibilidades de becas aquí en los EEUU, independientemente del origen. A nivel académico si eres un gran estudiante te becan, también si eres un buen deportista, porque las universidades necesitan buenos atletas para mantenerse en competencia, porque aquí el nivel de las universidades va marcado por las calificaciones académicas y deportivas. Si eres buen atleta y gran estudiante es muy bueno para las instituciones porque tienes una beca adicional”, pero añade, “este sistema tiene fallos, y la NCAA investiga mucho el origen de los atletas internacionales, porque si han sido profesionales no pueden ingresar en la NCAA. En EEUU se cuida mucho que educación y deporte vayan de la misma mano, pero eso no ocurre en otros países”.

Lehman College tiene unas instalaciones impresionantes, siendo una universidad de un nivel medio, las estructuras deportivas del centro están a años luz de las de cualquier equipo ACB, y cuentan con todo tipo de dotaciones.



“Después de la salida de LeBron James, la NBA y la NCAA decidieron establecer unas normas de convivencia. Se dieron cuenta que ninguno puede pisar el negocio del otro. Se ha recuperado el nivel del baloncesto universitario. Hay 3000 universidades en la NCAA, en distitas divisiones, y en todas ellas hay los mejores recursos para entrenar a un deportista. Esa es la diferencia con cualquier otro país. Por eso yo creo hoy en día la formación de muchos jugadores de países como Venezuela o Colombia podría ser la NCAA, para además tener una buena formación como estudiantes, y para luego volver allí, a sus países de origen, a jugar como profesionales”.

New York Gauchos es una escuela de baloncesto situada en el Bronx, una de las más famosa de la ciudad. Abierta en 1967, es un centro de formación para chicos y chicas de 5 a 18 años. El objetivo de los Gauchos "es motivar a los niños a permanecer en la escuela, proporcionando el incentivo de la competencia de baloncesto, y proveer a cada joven la oportunidad de hacer algo con su vida”, explican en su web.



“El argumento más importante que podemos hacer para el éxito continuado y el crecimiento del programa de baloncesto de New York Gauchos es que esto no es una idea, una teoría, o un experimento. Es simplemente un programa que funciona. Es un programa para hacer una diferencia, cada día, cada hora, para ayudar a miles de jóvenes de ingresar a la universidad y tener una mejor calidad de vida. La necesidad no puede ser ignorada, y no lo hacemos. Nos esforzamos en hacer crecer nuestro programa todos los años, y esperamos que nuestro éxito sea un modelo para futuros programas en todo el país”, explica Rocky Bucano, el General Manager del proyecto.

De los Gauchos salió Kemba Walker, y jugadores de la NBA como John Salley, Kenny Anderson, Mark Jackson, Chris Mullin, Pearl Washington, Jamal Mashburn, Rod Strickland, Felipe Lopez, o Stephon Marbury. Pero también hay un reconocimiento para aquellos que fueron miembros de la escuela, y ahora son profesores, arquitectos, carpinteros, o cocineros.

Al contrario que la película, la actual versión de el Bronx ha mejorado mucho, ya no es como en los años '70, donde la heroína y la pobreza destruían a una comunidad acorralada por una marginación en buena parte producto de las desigualdades raciales. Hoy el Bronx se construye sobre proyectos basados en el reconocimiento de las distintas comunidades que lo habitan, más allá de las difíciles situaciones que se siguen viviendo en un cotidiano precario. En The Bronx Times, el periódico del distrito, cuatro páginas están dedicadas al baloncesto de la zona. A pesar de que, en esos días, los Knicks juegan el playoff el orgullo del Bronx esta en esos chicos y chicas que vuelcan sus energías en el deporte, y los playgrounds están repletos de chavales que, en su tiempo libre, sueñan con alcanzar el cielo.

10 comentarios:

Nowhere Man dijo...

Me gustò este artìculo, es de esas historias que vale la pena escuchar pero que raramente se hacen conocidas, je. Yo soy de Argentina, seguidor del bàsquet de todo el mundo, y tambien bloguero, jeje.

Mo Sweat dijo...

Una gran historia. Sólo comprendiendo lo que se siente por el baloncesto en barrios como el Bronx se puede entender la base y el alma del baloncesto americano.

Más que un deporte, una forma de vida...

Saludos al Bronx desde el Spanish Harlem.

costalgaraldals dijo...

Como me gusta leer estas historias. Comparto la opinion de Mo y me encanta ese "Romance" que tiene Lucena, me parece un trabajo impresioante.

Jacobo Rivero dijo...

@Nowhere Man: Primero bienvenido al blog. He leído el tuyo y me parece muy interesante el enfoque desde el peridodismo. Seguiré consultandolo en el futuro.

Desgraciadamente los medios olvidan este tipos de historias, y se suelen fijar sólo en los resultados y las estrellas deslumbrantes, cuando hay mucho más detrás de todo eso.

@Mo Sweat: Totalmente, las historias de jugadores como Kemba Walker o Marbury tiene que ver mucho con su background. El Bronx es un sitio muy especial, también para el baloncesto.

@costalgaraldals: Coach Lucena es todo un personaje. Allí, y en Venezuela, una auténtica referencia.

Un saludo, y muchas gracias por los comentarios.

Óscar Gaspar dijo...

Extraordinaria historia, de las que solo se conocen si estas allí o te la cuenta alguien -así de bien- que la haya palpado.

Me alegro porque el Bronx se desarrolle al ritmo de la sociedad, forjando buenos prospectos deportivos y alejándose de las turbulencias.

Me deja un gran poso tu artículo. Baloncesto puro, comunidad solidaria, proyecto vital.

Un saludo crack.

sraly dijo...

Eres Dios. Y eso que soy ateo.

Que te den.

Mansión rules!!!

P.D: Quizá me he pasado y no seas Dios, pero sí uno de los mejores periodistas independientes que conozco. Lo de que te den, lo reafirmo!!!

Jana rules!!!

Jacobo Rivero dijo...

@Óscar Gaspar: Por cosas como las que cuento en el artículo es por lo que I Love This Game. La unión de varios elementos sobre los que construir un cotidiano mejor, alrededor del deporte, y, especialmente del baloncesto.

@sraly: Es que periodistas independientes hay muy pocos. A mí me pasa lo mismo contigo. Por cierto, Dios(es) hay muchos (yo no) cito tres: Bob Dylan, Sam Peckinpah, y Willis Reed.

Un saludo, y gracias por los comentarios.

antón dijo...

jacobo muy chulos los post NYC, yo fui hace un par de años porq mi hermana vivía allí y me moló q te cagas, no pensaba q sería asi me imaginaba más rollo rascacielos...el bronx no lo conocí (no hay tiempo pa todo)pero tiene muy buena pinta...

noraboa por el blog porq está de puta madre

p.d: al final no hay play offs, para mi este año el peor en muchos -no por resultados q nunca ha sido nuestro baremo- sino por las sensaciones del equipo...mucho veterano, poca cantera, juego aburrido...bastante patata a ver el año q viene si sale algo de abojo q me ilusione (j. fdez por ej) y acertamos con los americanos (me da q a nick ya lo hemos visto)

de todas maneras SEMPRE FORZA ESTU!!

Jacobo Rivero dijo...

@Antón: NYC es la mejor ciudad del mundo. Sobre el Estudiantes voy a esperar unos día para hacer una valoración global. Creo que la derrota de ayer no es la causa de no estar en los playoff, sino que el 0-5, o partidos tan horrorosos como el de Manresa en el Palacio, han sido determinantes para que el equipo no este en la eliminatoria por el título. Coinicido contigo, la valoración no tiene que ser en función de los resultados, sino del juego y las sensaciones.

Un saludo, gracias por el comentario.

Anónimo dijo...

Jajajaja