martes, 5 de abril de 2011

UConn gana, Kemba Walker sube…

UConn se llevó la victoria en el March Madness del 2011, y Kemba Walker (16 puntos y 9 rebotes) avanzó posiciones en las candidaturas del próximo draft. Lo cierto es que Walker no fue tan determinante como se esperaba en la final, y el partido contra la rocosa Butler se decantó para los Huskies por la aportación de jugadores como Alex Oriakhi, elegido mejor jugador de la final, y Jeremy Lamb.


Con la NBA paralizada -ningún partido se disputó- por la celebración de la final del campeonato universitario, el equipo del veterano Jim Calhoun (tercer título y entrenador de más edad en conseguirlo) ha logrado la victoria frente a la voluntariosa Butler de Brad Stevens en la final del torneo celebrada en Houston. Uconn y Butler representan dos estilos antagónicos de juego, que, aunque no dieron un espectáculo brillante en la cancha, reflejan las peculiaridades del torneo universitario, donde rara vez llegan a la final los equipos favoritos.

El marcador 53-41 da una idea de lo estéril que fue el juego de ataque, los bajos porcentajes de acierto que tuvieron los dos conjuntos, y el escaso dinamismo del partido. UCoon ganó porque en la segunda parte estuvo mucho más fino que los Bulldogs, pero sobre todo porque defendió y cerró el rebote forzando a Butler a jugar a la desesperada, con malas selecciones de tiro (18% de acierto). Las transiciones rápidas lograron que los Huskies pudieran abrir una brecha, que a cinco minutos del final del partido ya anunciaba lo irreversible del resultado. Algo poco habitual en un evento donde la emoción hasta el último segundo es casi la norma.

Ahora habrá que ver si en el salto de Kemba Walker, elegido Most Outstanding Player por su actuación durante el torneo, a la NBA, el jugador del Bronx no defrauda a sus antiguos vecinos, aquellos que confían en Walker como una de las futuras estrellas de campeonato que dirige David Stern. Por lo pronto siempre podrá contar que ganó el título de la NCAA, un premio al alcance de muy pocos.

PD: El artículo se puede ver en NBAmaniacs.

3 comentarios:

sraly dijo...

La final fue bastante defraudante. Creo que a Butler le pesó ser 'menos' cenicienta y la presión de volver a perder una final. Uconn era mejor equipo y más completo, sobre todo dentro de la zona. Butler no metió un tiro en la pintura hasta que faltaban 6 minutos. No buscaron suficiente la solvencia de Mack, que les había llevado hasta ahí.

Sobre Kemba Walker, otro base que anota más que hace jugar, me gustó Oriakhi, un pivot poderoso, intenso y con cierta habilidad, y el suplente Napier, un base muy habilidoso. A Lamb lo veremos por Europa en un par de años.

Saludos desde Puertatrás

Almanzor dijo...

Mucho mérito la victoria de UConn, un equipo lleno de jugadores freshman y sophomores. Creo que la baja de Walker, si Calhoun sabe aprovechar a Lamb y Oriakhi, no será tan grave. Y con estos, más Napier, Smith y Olander pueden formar un buen equipo para el año que viene.

Quien pensara en diciembre que la final iba a ser Uconn-Butler y apostara se ha debido forrar.

Saludos. El año que viene a laCibeles

Anónimo dijo...

Hola! Estuve leyendo algunos de sus artículos y estoy interesada en algún tipo de publicidad deportiva para un cliente por medio de sus artículos. Será esto algo que pueda interesarle?
michelle@hstreetmedia.com