domingo, 3 de abril de 2011

Historias del Sub 21

Hay modelos de discurso en esto de ser entrenador. Antes del partido de hoy, primero contra Salesianos de Atocha en octavos del playoff, uno de los jugadores del sub 21 me mandó la charla de Al Pacino en Un día cualquiera.



La verdad, soy escéptico de estos mensajes en su versión cinematográfica, toda vez que la norma es tirar de la parrafada de Mel Gibson en Braveheart, elección que en absoluto comparto, pero no se puede negar que hay lugares comunes entre la escena de Pacino y nuestro equipo. Quien nos conozca puede adivinar por qué...

Hoy empezaba un tiempo de juego, el de los playoff, que debía iniciar una nueva dinámica en nuestro ritmo de competición. Tras una última etapa espesa, hemos recuperado cierto criterio, especialmente en defensa, en un partido que no ha sido ni fácil ni bonito. Pero el protagonismo de nuestra película lo ha tenido un arbitraje desesperante (para los dos equipos), y un público en exceso exaltado. Una mala combinación que no ayuda al juego.

Llevo tiempo dando vueltas a esto de los arbitrajes, el entorno, y las dudas razonables. Más allá de lo obvio, tengo la sensación de que algo falla cuando se lanzan 87 tiros libres en un partido, cuando ante la duda siempre suena el pito, y cuando la desesperación se torna habitual en los jugadores (seis jugadores expulsados, cinco del Estu).


Lógicamente la incompresible histeria que a veces se produce en las gradas (no confundir con la pasión), o el ataque de rabia en los banquillos, no favorecen la cordura. Pero empiezo a preguntarme si lo que ocurre aquí no es como en 12 Angry Men (12 hombres sin piedad, 1957), la genial película que protagoniza Herny Fonda, en la que once miembros de un jurado están convencidos de que un chico es culpable de un asesinato y quieren mandarlo a la silla eléctrica sin muchas deliberaciones. Unos por prisas, otros por prejuicios, otros por conformistas, no tienen en cuenta las dudas razonables del caso.

Al final, tras muchas horas, y gracias a la perseverancia del miembro número 8 del jurado (Fonda), se declara al acusado not guilty. El problema es que pocos del jurado daban, al principio, importancia a algo tan trascendental como decidir sobre la vida de una persona. Lo fácil era acusarle, lo difícil analizar en profundidad las pruebas.

El caso que nos ocupa no tiene tanta gravedad, pero los desarreglos que genera el baloncesto, en especial el de formación, a la hora de crear una cultura deportiva que evite que nuestro deporte se parezca cada vez más a Braveheart es preocupante. Quizá aquí también hay prisas, prejuicios, y conformismos. Pero si lo que toca es soportar cada fin de semana situaciones como la de hoy en el Magariños, apaguen la luz del pabellón, que yo me voy a beber un gin tonic mientras veo buenas películas.

Estudiantes 72 Salesianos de Atocha 55

(19-18// 19-6// 19-15// 15-16)

PD1: La actitud de mi equipo me gustó, creo que estamos sanando, pulgada a pulgada... Como dije en el banquillo, nosotros a lo nuestro, jugar y divertirnos.

PD2: Me gusta algunas cosas que dice Pacino, recomiendo con fervor 12 Angry Men, como ejercicio de construcción social, y me apunto a la sugerencia de Raúl Barrera en el curso de entrenador: Pequeña Miss Sunshine (2006) es una gran película para hablar de baloncesto y formación.

7 comentarios:

sraly dijo...

Es curioso que ayer mi pareja me dijo que quería ver Pequeña Ms Sunshine. Y ahora me la recomiendas tú. No entiendo la relación con el basket de formación, así que la tendré que volver a ver, a ver si me explica cómo motivar a un equipo que en minuto 2 ya tiene sobre sus cabezas todas las excusas posibles para no hacer un esfuerzo (hablo de mi fracaso).

De los árbitros siempre les digo a mis jugadores que es un factor que no pueden alterar. Es una 'x' que no se puede despejar, pero que además no son peces. Tienen memoria. Pienso que ser cortés, ayudarles, comunicarte con un tono educado, no perder los nervios... es la única vía con ellos, que son deportistas como tú. Eliminar los gestos y las protestas son otra de las asignaturas a seguir por un entrenador, más de formación, donde nuestro trabajo se centra en la formación de valores más que en la victoria o la derrota o saber hacer bien una salida abierta o un movimiento al poste.

Enhorabuena pr la victoria y la recuperación de las sensaciones

Saludos desde la Mansión Playboy

Javier dijo...

Solo había visto tantas expulsiones en un partido Jacobo, y me tengo que remontar a un Madrid-Barsa del año 82'o del 84',sino me equivoco, bueno el famos partido de ''la tangana''entre Madrid Y Barsa con protagonistas célebres: Fernando Martín (DEP), Audie Norris, también Fernando Romay... En fin volviendo a lo acontecido, me parece matar un partido, pues el baloncesto al igual que otros deportes de balón, veáse balonmano o waterpolo se consideran deportes dinámicos (a pesar de que en estos hay más contacto si cabe)¡ Y si paras el partido en cada posesión es complicado que haya dinamismo y los jugadores se diviertan al igual que la afición.
Me alegro por la victoria, y bueno mira el lado positivo, si eliminaron a 5 jugadores, eso significa que se tomaron a pecho el discurso de Don Pacino, y mostraron intensidad de principio a fin¡

Saludos camaradas

Jacobo Rivero dijo...

@sraly: Tiene que ver más con la motivación que con el propio baloncesto, pero todo es aplicable. Yo creo que películas como '12 angry men' deberían ser obligatorias en todos los colegios, universidades, equipos, y por supuesto facultades de derecho.

Sobre lo que comentas de los árbitros estoy totalmente de acuerdo. Yo fui árbitro, así que conozco bien lo que es estar haciendo de juez en una competición.

Sin embargo lo de ayer, querido amigo, fue un atentado en toda regla. Incluso me pitaron una técnica sin motivo alguno, y no lo digo por escurrir el bulto.

Amigos, o hacemos pedagogía a todos los niveles, o estamos apañados.

Un saludo, y muchas gracias por el comentario bro.

Jacobo Rivero dijo...

@Javier: Exacto, "matar un partido". Por suerte al final corrió algo más el arire, pero en los últimos cinco minutos del tercer cuarto prácticamente toda la puntuación fue desde la línea de tiro libre...

Un saludo, y gracias por el comentario.

J-Bo dijo...

El de Pacino es el 'speech' más emotivo que he visto nunca en el cine...

Yo 'trabajo' con niños de 4 a 7 años, y en mi caso toda la 'intensidad' me gustaría trabajarla durante los entrenamientos, el partido es un premio al esfuerzo, a la constancia, a la regularidad, puntualidad, a aprender a equivocarse, a escuchar...

Después de cada partido me gusta preguntarles ¿os habéis divertido? ¿os lo habéis pasado bien?... si la respuesta es positiva es todo lo que me importa en esos momentos.

saludos!

costalgaraldals dijo...

Mira la parte positiva ... que mejor manera de entrenar tiros libres ¡¡¡
Bromas aparte, ¿que sientes cuando eres victima de una persecución así ? ¿ que puedes aprender de estas situaciones ? creo que reforzar la paciencia y mantener la calma, ... facil decirlo, por mi parte.

Almanzor dijo...

Doy fe de todo lo que dices. Lo de los árbitros era de escándalo, lo cual alimentaba a lo que se hacía/decía desde la grada, que era inaceptable, en mi opinión.

Espero veros en la siguiente ronda.