lunes, 18 de octubre de 2010

Historias del sub 21...

Hay entrenadores que les gusta estar sentados en los partidos, otros que prefieren estar de pie. Los hay educados, y tranquilos, pero también los hay que tiran un silla para protestar una decisión del árbitro, o que discuten con sus jugadores en mitad del partido.



Los hay que no hacen apenas rotaciones, los hay inmediatistas, o los que creen en el trabajo a medio-largo plazo. También los hay que para alimentar a sus familias dependen de su puesto y con las pocas plazas que hay no están para muchos experimentos. Cuando hablo de entrenadores también me refiero a entrenadoras, pocas por desgracia, pero las hay.

Yo este año entreno al equipo sub 21 del Estudiantes. La relación comenzó a partir de que surgiera el proyecto de ir a Palestina organizado por el Consejo Superior de Deportes, el límite de plazas para la iniciativa hizo que Ángel Goñi y yo cogiéramos entonces la dirección técnica del equipo. Luego el roce hizo el gusto, y aquí sigo.

No es fácil llevar a un equipo senior después de un tiempo siendo entrenador de formación con chavales. Los roles, las proyecciones, la planificación, la comunicación, el planteamiento técnico-táctico, etcétera es muy distinto en uno u otro caso. Pero en este caso también hay lugares comunes. Todos están allí por propia voluntad, son jugadores a quién nadie les paga por ir a entrenar, y la diversión sigue siendo un elemento clave en su relación con el baloncesto.

Yo en ese punto común, el de la diversión como primer elemento a tener en cuenta, tengo una filosofía. Los partidos los ganan y los pierden todos los jugadores. Otros prefieren que los partidos los ganen y los pierdan unos pocos, e incluso hay quién prefiere que los partidos los ganen unos pocos y los pierdan todo el equipo. Cada uno es libre de elegir sus preferencias, sus métodos, y sus rotaciones. Por supuesto esto está condicionado a los entrenos, a la situación física, la asistencia a las sensiones, y otras cuestiones particulares de cada jugador. Pero de primeras mi opción es la ecuanimidad -atendiendo al equilibrio en la pista- por encima de otras valoraciones, incluida muchas veces la posible victoria.

No descubro la pólvora si digo que ser entrenador, en la situación y el equipo que sea, no es nada fácil. Al contrario dirigir a un grupo con distintas sensibilidades y personalidades es complicado, pero a la vez es un esfuerzo y una dedicación que a muchos nos engancha, y que está relacionada también con nuestra obligación de formarnos y estar preparados para ejercerla. Por cierto que uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos ya sabe lo que es disfrutar cuando las cosas salen bien en un banquillo...



El sub 21 del Estudiantes es un equipo formado por los propios jugadores. Esta es su segunda temporada de existencia. Todos han estudiado en el Ramiro de Maeztu, han jugado en equipos de formación del club, y la mayoría son o han sido entrenadores de cantera. Llevamos tres partidos oficiales de la competición, hemos ganado dos (contra Piratas Soto y Ensanche de Vallecas) y hemos perdido uno (contra Getafe Beta). De ser un equipo sin lógica dentro de la estructura del club hemos pasado a ser útil: hemos participado en un torneo en Roquetas de Mar (Almería) representando al Estu, hacemos de sparring ocasional contra algún equipo Junior colegial, y uno de nuestros jugadores, desde hace un par de semanas, se entrena y tiene minutos con el EBA que dirige Mariano Arasa. Y, lo más importante, fuimos el primer equipo internacional en jugar en Palestina, representando a Estudiantes, su afición, y sus valores de formación y baloncesto.

A partir de la próxima jornada os iré contando las aventuras y desventuras de entrenar al sub 21 del Estu. Los planteamientos, los problemas, las alegrías, y las historias de un equipo singular, que cuenta con un grupo humano excelente.

La tarea, ya os adelanto, no es nada fácil.

PD: Hablando de entrenadores, uno que para mí es un maestro. Aquí podeís ver un reportaje de la televisión de Catalunya sobre Pepu Hernández. Hablan José Asensio, Nacho Azofra, y Ángel Goñi.

8 comentarios:

MINI MONI dijo...

Tu equipo Sub 21 es un equipo q debe ser considerado de la cantera por su juventud y porq se le esta utilizando(en la figura de Víctor Herrero) para suplir jugadores en EBA y encima dando un gran nivel(el q siempre tuvo Vicky). El entrenador Sub 21 debe tener su remuneración como cualquier otro de la propia cantera.
Es una situación extraña. Para unas cosas se es y para otras no. NO a la "doble moral" con este equipo. Yo he sido uno de los q más me ha aportado poder jugar(en su horario de entreno), un partido contra este equipo. Y yo si lo valoro y mucho.
La labor de Jacobo es muy importante y el Estudiantes(al igual q ya lo intentó solicitando una plaza en 1ª nacional y no le fue concedida), reconocer a un equipo llamado ASEFA ESTUDIANTES SUB 21 como parte del club en su 100% y de cantera.

Ánimo Jacobo. Estoy contigo.

Breixo dijo...

Que bueno, voy a ser asiduo a las historias del sub 21 y espero verlo pronto en juego. Quizas me anime yo a contar las historias de mi infantil y mi junior. Buenas noches. Breixo.

César dijo...

Pues a disfrutar, que es de lo que se trata. Yo soy de la opinion de que en este Club no sobra ningún equipo. Aunque tenemos limitaciones materiales y económicas todos pueden tener su hueco y su papel como estais demostrando. Contais con mi apoyo.

Jacobo Rivero dijo...

@ Mini Moni: Mi intención con este post no era reivindicar mi trabajo ni la existencia del sub 21. Pero agradezco mucho tus comentarios, porque como es evidente pienso exactamente igual.

@ Breixo: Yo llevo dos años haciendo post de los equipos que he entrenado en cantera. No soy el único basket blogger que lo hace. Por ahí hay varios ejemplos. Me parece una opción muy recomendable, y también a veces muy útil para comunicarse con el equipo y su entorno. Te diré que en incluso en cursos de entrenadores se ha puesto como ejemplo mi blog para trasmitir mensajes a los jugadores. Te lo recomiendo.

@ César: Muchas gracias. Hueco para el baloncesto hay siempre en el Estudiantes, otra cosa es cómo se valora en su conjunto. Pero sería tema largo de hablar. :-)

Un saludo, y gracias por los comentarios.

MINI MONI dijo...

Ya se q tu no reivindicas nada.
Pero yo doy mi opinión y como diria Sabina "yo también se jugarme la boca" y lo escribo y suscribo.
Yo he sentenciado lo q pienso independientemente/dependiente de tu artículo.
Me duele una barbaridad sucesos q nos tocan vivir y q son una tremenda injusticia.
Yo, si meto a mi equipo en mi blog, me meto en un problema. Creo importante q una parte esencial del entrenador es q no sepan todo lo q piensas. En persona ya les digo con traspariencia , lo q pienso...y lo q quiero.
Además, interpretan muy mal lo escrito y lo descontextualizan una barbaridad.
Un abrazo Jacobo.

J-Bo dijo...

jeje interesante Jacobo, yo también voy a contar mis 'batallitas'...

Este lunes he empezado a entrenar a un equipo infantil en Santa Eugenia, Madrid...

Tenía una sesión de entrenamiento preparada cojonuda, quería empezar con unos conceptos muy elementales de táctica colectiva, siguiendo la premisa de pasar de lo general a lo específico y nuevamente a lo general...

Luego me encuentro con que los chavales son unos "enanos" (creo que hace demasiado tiempo que he dejado de jugar en categoría infantil), que juegan en una liga municipal (con un balón nº 7 para ser más precisos), que son 17 enanos para mí sólo (tengo que irlos rotando de 12 en 12 para los partidos), que sólo cuento con 7 balones, que el coordinador del AMPA (el demonio, como me gusta llamar a esa pseudo-organización) está presente para controlar todo lo que hago), en fin...

Que hice todo menos lo que tenía previsto, que intenté convencer a todo el que pudiera que se trajese un balón (nº 5) a los entrenos (y viendo sus manos, realmente creo que esta temporada necesitan un balón de ese tamaño)...

Pero por otro lado estoy en terreno virgen, puedo preparar los entrenamientos como quiera, no tengo que seguir ningún tipo de directriz técnico, táctica, psicológica de ningún club, puedo sacar a 5 jugadores distintos en cada cuarto, rotar a "buenos" y menos "buenos", equilibrar los quintetos, premiar a los que se esfuerzan, no premiar a los que vaguean, en definitiva, pasarme al AMPA por el forro y tratar de enseñarles que aprender a jugar al baloncesto puede ser también divertido.

Almanzor dijo...

Bueno, de nuevo me empezará a picar el gusanillo de entrenar después de leer tus post de "Historias de...".

Me sorprende mucho que haya problemas (o al menos yo lo he entendido así) con que el sub 21 no sea del todo bien considerado en el club. Supongo que los chavales que juegan ahí son mayores para el junior y de menos nivel que para el EBA. Vamos, que los chavales están jugando para divertirse y jugar federados en algún equipo.

En fín, que es baloncesto al fin y al cabo y aquí nos gusta hasta los partidos de solteros y casados. Seguiremos la temporada.

Saludos

Jacobo Rivero dijo...

@ Mini Moni: Yo en el blog no meto "todo lo que pienso". Si lo hiciera me buscaría algunos problemas :-) En serio, es una herramienta de comunicación, ni mejor ni peor que otras. A mí me es útil.

@ J-Bo: A los entrenadores, en según qué circunstancias, nos toca muchas veces improvisar. Eso también se aprende, y es parte de la mágia del deporte. Tienes un grupo de jugadores/as que esperan que les hagas entretenida y atractiva un esfuerzo y una práctica deportiva. Suerte, espero que todos se diviertan, y que, al menos, haya un balón para cada uno.

@ Almazor: Si tienes "gusanillo" por entrenar no lo dudes, ¡¡vuelve!!. En cuanto al pronostico es 100% acertado, aunque no lo vivo -y lamento si lo parece- como un lamento. El sub 21 no necestia de reconocimientos dentro del club, él sólo se los sabe ganar :-)

Un saludo, y gracias por los comentarios.